A través de mis ojos

A través de mis ojos

Me encantaría que pudieras verte a través de mis ojos,

Qué pudieras observar la belleza y valentía que llevas en el corazón y la belleza que posees hoy en día.

Comienzas a crecer y empiezo a ver esas miradas de desaprobación en el espejo.

Ese abdomen no tan plano como te gustaría, ese otro detalle y solo puedo decirte que te detengas.

Te presto mi mirada para que puedas verte a través de mis ojos y observes el gran ser humano en el que te estás convirtiendo.

La sociedad nos ha impuesto un canon de belleza muy lejos de la realidad y no quiero que vivas intentando ser algo que no eres o intentando encontrar la felicidad solamente en el plano físico.

Eres hermosa tal y como eres hoy, con un cuerpo que comienza a cambiar, a desarrollarse y que aún no sabe lo que está pasando.

Esta etapa pasará, como lo harán otras y debes de aprender a querer lo que ves en el espejo, lo que hay en tu corazón.

Por favor mírate a través de mis ojos y verás una niña que comienza a ser mujer y te pido que seas paciente.

En diferentes momentos de nuestra vida vamos odiando y amando nuestra imagen y yo me resisto a que pases por eso cuando te veo tan perfecta, llena de vida y tan bella.

Me encantaría que te vieras a través de mis ojos, unos ojos llenos de amor y con unos cuantos años más de experiencia que los tuyos.

La vida es un cambio constante y en nuestra piel se refleja el mismo. Hace no tanto mi mamá me compartía como se ve en el espejo y se desconoce, esa cana más, esas piernas que ayer la sostenían al cien por ciento y hoy comienzan a fallar.

Ese desconocimiento se repite a lo largo de nuestra vida y solo puedo decirte que aprendas a amar cada poro de tu ser.

Eres hermosa y tienes el cuerpo ideal para ser feliz, para bailar, correr, abrazar, hacer el amor, sentir, vivir. Ojalá no te exigieras tanto y lograras mirarte a través de mis ojos.

La hermosa imagen es una adaptación del trabajo de KmBerggren

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *