Los hijos también son de papá

Los hijos también son de papá

Los hijos también son de papá y debemos aprender a compartirlos.

Cuando yo estaba embarazada de mi primera hija un amigo mío me dijo algo que nunca olvidaré y que creo que vale la pena compartirlo. Me dijo, -“Invita a tu pareja a ser parte de todo el proceso del embarazo y de la crianza, nosotros solo tenemos parte de la película y necesitamos de su ayuda para involucrarnos”.

Es muy cierto, como mujeres tenemos el privilegio de llevar al bebé en el vientre sintiendo como nuestro cuerpo va cambiando y preparándose para todo lo que esta por venir.

Después vivimos la lactancia y a menos que lo invitemos y permitamos que se involucre desde un principio se va quedando fuera de la ecuación.

Por diferentes razones, la mujer es la que pasa la mayoría del tiempo con los niños lo cual nos hace todas unas expertas y sentimos que nadie como nosotras para hacer cualquier cosa que tenga que ver con nuestros hijos.

Me ha tocado observar a mamás que no dejan que su esposo cambie un pañal o alimente a sus hijos porque ellas lo hacen mejor o que consideran que no pueden confiar en su pareja para dejarle los niños por un rato.

MOMENTO, se están escuchando, nosotras mismas los estamos alejando.

En mi experiencia, los hombres también tienen ese gran amor e instinto por el cual darían cualquier cosa para que sus hijos estén bien, solo necesitan practicar para que cada vez el resultado sea el mejor.

Podemos involucrarlos desde el embarazo contándoles como nos sentimos, no me refiero a solo los achaques sino a lo maravilloso que es tener un ser humano dentro de ti. Cuando sea el tiempo de la lactancia invítalo a tener al bebé en brazos en otros momentos.

Hombre y mujer no tenemos ninguna experiencia cuando tenemos a nuestro primer hijo, dale la oportunidad de aprender como tú a cambiar un pañal, a bañar al bebé, llevarlo al parque y a contestar esas preguntas incómodas cuando comienzan a crecer.

Todo es más sencillo si lo hacemos desde que nacen nuestros hijos pero aún los podemos involucrar cuando van creciendo si creemos que no lo hacen.

Habla honestamente con él y explícale en que podría ayudarte y descubrirán que hay cosas que las hace con una naturalidad nata.

Acepten también que cada persona somos distintas y cada uno iremos forjando una relación distinta con nuestros hijos.

Involucrar a tu pareja en la crianza trae beneficios para cada uno de los miembros de la familia. Recuerda que ser papá es participar en todo.

Y ustedes, ¿realmente dejan que su pareja se involucre?

Fotografía

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en papás. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *