Las mudanzas y las emociones

Las mudanzas y las emociones

Ante una mudanza siempre hay un mar de emociones por expresar.

Todo cambio significa un reto y el mudarnos de casa, incluso en la misma ciudad puede traer sentimientos desde felicidad, tristeza, ansiedad, alegría, etc.

Hay estadísticas que muestran que en ocasiones las mudanzas pueden traer incluso depresión a algún miembro de la familia.

Tenemos algunas experiencias mudándonos de casa, la última nos mudamos de ciudad y ahora toca mudarnos de país.

La decisión ha sido sencilla y la vida ha ido poniendo todas las cosas en el camino correcto, estoy muy agradecida.

Sin embargo debo confesar que aunque la alegría esta presente todos los días hay momentos en los que el miedo aparece, no solo en mi, sino en los niños.

Una mudanza es todo un reto para cada miembro de la familia y debemos expresar lo que sentimos y ayudar a nuestros hijos a hacer lo mismo.

Una nueva casa conlleva movimientos físicos, no solo de nuestros muebles y rincones conocidos sino de nuestras rutinas, actividades y personas que solíamos frecuentar.

Todo esto se acrecienta cuando la mudanza nos lleva a otra ciudad, incluso a otro país. En estos casos no solo cambiamos de rutina sino que dejamos atrás nuestros lugares conocidos, nuestra cultura, nuestra familia.

Es normal que el cambio nos traiga sentimientos encontrados, alegría por el gran reto que viene delante de nosotros y también tristeza por lo que se queda detrás.

En el caso de algún miembro de la familia que no estuviera tan de acuerdo con el cambio puede existir hasta enojo.

Cada uno de esos sentimientos es válido y debemos trabajar con ellos.

Los niños pequeños a veces muestran todas esas emociones sin hablar, a través de conductas diferentes e incluso  con algunos retrasos en su desarrollo o algún dolor físico.

Busquemos la manera de ayudarlos a expresarlo a través del juego si las palabras todavía no nos ayudan demasiado.

Por otro lado, hay que considerar que los niños se adaptan muchas veces más rápido que los adultos pero no por eso debemos de dejar de prestarles atención.

La mejor manera de que las dudas se vayan disipando es incorporar a los niños en el proceso de la mudanza. Escuchar sus opiniones, sus miedos. Una de la gran preocupación de los niños pequeños es que pasará con sus cosas, ¿se perderán en el camino?

Esto lo podemos minimizar si los llevamos a visitar la nueva casa, eligen su cuarto y además ayudan a empacar sus posesiones más preciadas.

En cuanto a los adultos es importante expresar lo que sentimos aunque el cambio sea inminente.

Si el motivo de la mudanza es un nuevo trabajo de la figura paterna o materna, la persona que va sin trabajo suele ser la que resiente más el cambio. Los niños llegan a una nueva escuela, el que trabaja tiene un gran reto profesional y la mamá o papá que se queda en casa suele dejar todo atrás.

Cuando este sea el caso es importante ponerte las pilas e intentar enrolarte a nuevos cursos, a nuevas actividades que permitan tener tu mente ocupada e ir creando nuevas redes además de las que se irán creando en la escuela y oficina del marido.

Los sentimientos y emociones están ahí de manera natural y lo mejor que podemos hacer es hablar de ello para irlos trabajando entre todos.

Fotografía

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en familia, mudanza, organización. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *