Planeando el viaje perfecto con niños

Planeando el viaje perfecto con niños

Para planear el viaje perfecto con niños necesitamos pensar en ellos y sus necesidades.

Viajar con los niños les abre la mente y el corazón de una manera impresionante. Un simple viaje a una ciudad cercana los expone a una realidad distinta a la suya, les muestra un mundo diferente y los hace más libres.

Para elegir el mejor destino debemos tomar en cuenta lo siguiente:

  • La edad. Es muy diferente llevar a un bebé de meses que a uno de cinco años que corre y decide lo que él quiere por sí mismo. Hay destinos ideales para tener un bebé dormido arropado en el rebozo de mamá u otros que serían catastróficos al no poder llevar la carriola a cualquier lado.
  • Sus necesidades. Si los niños son pequeños necesitan comer y dormir a ciertas horas, no importa donde estén. Tómenlo en cuenta porque aunque en los viajes se rompen rutinas hay algunas que sería muy riesgoso romper. Se podrían encontrar con un niño haciendo berrinches cuando lo único que tiene es hambre o sueño.
  • Sus intereses. Si a los niños les gusta la naturaleza, podemos entrar a un museo por un rato y después planear la visita al parque para que puedan correr y sentirse libres.
  • Distancias por recorrer. Como adultos, podemos estar muchas horas en un coche o avión. Los niños pueden acostumbrarse, pero si planeamos el viaje y las distancias de acuerdo con su edad, este será más placentero.
  • Clima. Es importante llevar la ropa adecuada y recordar que pueden necesitar más hidratación o alimentos de acuerdo con el lugar donde se encuentren.

Un viaje perfecto depende sobre todo de nuestra actitud y de buscar actividades que nos gusten a los adultos y que también los niños puedan disfrutar.

Los viajes con niños son toda una experiencia que puede aterrarnos o complacernos por completo, mucho depende de las expectativas que tengamos.

Como adultos debemos dejar a un lado las memorias de los viajes en pareja o solos para crear los nuevos recuerdos en familia.

Aún podemos viajar en pareja, sin embargo, al planear un viaje con niños debemos cuidar mucho lo que queremos y adecuarlo a la realidad de los pequeños.

Aún podemos visitar lugares que como adultos nos encantan, pero debemos adecuar la visita a los niños para que todos la pasemos bien.

Un buen ejemplo son las horas que solía pasar en una galería de arte;  ahora que comparto la visita con mis hijos permanecemos poco tiempo pero disfruto viéndola a través de sus preguntas.

Nuestro secreto para visitar museos y galerías de arte es permanecer el tiempo justo, enseñarles las piezas que más nos gustan y salir corriendo al parque y a disfrutar de un poco de naturaleza.

Por experiencia les puedo decir que mis hijos disfrutan mucho de los viajes en ciudades, playas, visitas a museos, parques, etc.

Viajen todo lo que puedan en familia, creen recuerdos juntos y dense el tiempo para aprender de sus hijos, su familia y ustedes mismos al viajar.

Fotografía

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en viajes. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *