Los abuelos y la segunda ronda de crianza

Los abuelos y la segunda ronda de crianza

Nuestro estilo de vida, las circunstancias y las nuevas estructuras familiares están involucrando cada vez más a los abuelos en la crianza de sus nietos, cuando pensaban que ya habían terminado con sus hijos comienzan con la nueva ronda.

En la fila de la escuela es lo más normal toparte con abuelas que fungen como madres, mientras mamá y papá están trabajando. Tengo casos cercanos de amigas que tienen el privilegio de tener a su madre dedicada a sus hijos, mientras ellas continúan el ascenso en su carrera profesional y otras que las ayudan porque necesitan trabajar para mantener a sus hijos.

Estas situaciones van de la mano con una estadística que leía el día de ayer, cada vez más mujeres son el soporte económico de los hogares y parte de las causas no solamente son el empoderamiento de la mujer, sino los divorcios.

Las estructuras familiares actuales son muy diversas y ya es parte de la normalidad encontrarte una mujer sin pareja que decidió ser madre. Ahora las mujeres trabajamos a la par de los hombres, por gusto o por necesidad y es ahí donde surge la disyuntiva de quién debe estar con los niños y en muchos casos son los abuelos los que toman la figura de educadores por segunda vez.

Esta segunda ronda de crianza encuentra a esos abuelos más cansados, pero también con una experiencia que no tenían cuando eran sus propios hijos y con una responsabilidad compartida. Por mi parte creo que nosotras, como madres, nos estamos beneficiando con su visión de la maternidad al criar por segunda vez.

Hay estudios que muestran como los abuelos se llenan de energía al tener una razón por la que vivir, me encanta ver a las abuelas digitales que están al día para proteger a sus nietos, enseñarlos y comunicarse con ellos. Las conferencias sobre temas de redes sociales están llenas de abuelos interesados por sus nietos.

Sin embargo, también surge la pregunta de ¿por qué ellos?, cuando están en una etapa en la que su cuerpo les pide más tranquilidad y deben mantenerse activos y atentos al tener la gran responsabilidad de la crianza de sus nietos.

Creo que todas las generaciones nos beneficiamos de abuelos activos que puedan estar cerca de sus nietos, pero debemos establecer límites que permitan a los padres serlo y a los abuelos fungir tal cual su papel.

Si un abuelo cría a sus nietos mientras los padres trabajan, también los abuelos se merecen tener tiempo y espacio para ser consentidores solamente y los padres estar presentes educando con amor y poniendo los límites.

Fotografía

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en crianza, reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *