Qué pensaba mi mamá cuando eligió mi nombre

¿Qué pensaba mi mamá cuando eligió mi nombre?

La llegada de un bebé nos llena de ilusión, cómo será, a quién se parecerá, será niño o niña y nuestra mente se llena con todas las posibilidades, hasta que llega el momento de elegir un nombre para nuestro hijo o hija.

Me encanta escuchar las historias que hay detrás de los nombres de nuestros hijos, hay historias divertidas, otras inspiradoras, tiernas y otras que siguen una larga tradición de llamarse como el abuelo, el papá o la persona más admirada y respetada en la familia.

El nombre de mi hija Miranda lo elegí yo cuando tenía 15 años y lo saque de la película “Chances Are”, en la que la hija de la protagonista se llamaba así. En ese momento me dije a mi misma, “el día que tenga una hija así se llamará”. A mi pareja le gusto el nombre y a él le toco elegir el nombre de nuestro hijo.

Esa es nuestra historia, sin embargo hay papás que eligen nombres que pueden parecer originales en el momento o muy significativos, pero que con el paso del tiempo terminan siendo un problema para el niño porque son la mejor herramienta para que los molesten.

Un nombre te define de muchas maneras y tenemos que meditar muy bien las consecuencias, analizar cómo se escucharía con nuestro apellido, cuáles serían los posibles sobrenombres y después tomar la decisión.

Últimamente me impresiona la tendencia que tienen las celebridades para nombrar a sus hijos con nombres de los puntos cardinales, elementos de la tierra, países y cosas comunes. A algunas personas les gusta seguir con esas tendencias y terminan incluso poniéndoles el nombre de una celebridad que no combina en nada con su apellido.

Como recuerdo una compañera en la universidad que se llamaba Rocío del Limón del Prado, cada día recibía una burla cuando nos tomaban lista; un compañero que se llamaba Elvis Nieto y terminó siendo el bisnieto de la clase y así hay una lista indefinida de anécdotas de este tipo.

Papás y mamás por favor si quieren ser los más originales al elegir el nombre de sus hijos piensen en las consecuencias antes de hacerlo, por ahí dicen que piensa mal y acertaras. No digo que pongan nombres comunes si no es ese su estilo, pero sí que analicen todas las posibles maneras en que ese nombre junto con el apellido o el físico del niño podría jugar a su favor o en su contra.

Un nombre es parte de tu personalidad y en la vida hay factores que nos hacen perder la autoestima, no ayudemos a que el nombre que elegimos con tanto amor sea una de ellas.

Fotografía

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en bebés. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *