Será que solo estamos juntos por los niños

Será que solo estamos juntos por los niños

Alguna vez te has preguntado ¿será que solo estamos juntos por los niños?

Los hijos son una bendición para la pareja pero siendo muy sincera también crean conflictos fuertes que a veces no estamos listos para superar o nos hacen cuestionarnos la razón por la que seguimos juntos.

Hoy quiero comenzar con una pequeña historia.

“Al cerrarse la puerta lo único que ella sintió fue alivio. Atrás quedarían, al menos por unas horas, las discusiones constantes. Tenía un día por delante lleno de proyectos y la compañía de su pequeña hija.

Él, por su cuenta, solo podía recordar la sonrisa de su pequeña como lo único que lo hacía feliz en esa casa.

Mientras el día pasaba ambos intentaban llenarlo con pensamientos positivos pero los dos regresaban constantemente a las discusiones que se habían convertido ya en una rutina diaria.

Muy en su interior sabían que si hija no estuviera presente quizá ya se habrían marchado de esa relación.”

¿Se sienten identificadas? Yo creo que cada una de nosotras hemos pasado por un período de hartazgo con nuestra pareja que nos lleva a discutir hasta por el detalle más mínimo.

Etapas difíciles que te hacen preguntarte si seguirías luchando si no fuera por la existencia de tus hijos.

Creo que es una pregunta real y muy válida porque los hijos cimbran cualquier relación de pareja de pies a cabeza.

Si, los pequeños le ponen una tensión adicional que sumada a la rutina puede ser mortal muy a pesar de todas las alegrías que traen a nuestra vida.

Hay además otras situaciones que van sumando la tensión en la pareja y si no estamos listos para ver las señales a tiempo puede que nos encontremos en un camino sin regreso.

En lo personal no creo que los hijos sean la razón para seguir en una relación donde el amor y el respeto se acabaron.  Sin embargo, las discusiones y épocas de tensión en la pareja son completamente normales.

Lo importante es buscar una solución a tiempo, volver a encontrar la razón por la que te enamoraste de esa persona y que ambos tengan el compromiso de salir adelante como pareja.

Recuerden que fueron pareja antes de padres y que deben cuidar de esa relación como cuidan de sus hijos.

Busquen tiempo de calidad para ustedes y mejoren todos los días su comunicación. Háblense siempre y cuando estén muy enojados tomen un respiro antes de decir algo de lo que nos podamos arrepentir.

Retomen el enamoramiento de vez en cuando y recuerden lo que tanto les gustaba de su relación de pareja.

Atrae cosas positivas por medio de pensamientos positivos hacia tu pareja. En lugar de estar predispuesta a que haga algo que te hace enojar, recuerda las cosas que hace bien y que te gustan.

Al parecer los hijos pueden poner en riesgo cualquier relación de pareja pero la realidad es que somos nosotros los que permitimos o no que suceda.

Ama a tu pareja y retomen el proyecto de vida que iniciaron juntos independientemente de los hijos.

Ellos van a volar y lo mejor sería es que la persona con la que decidiste crecer sigua a tu lado, enamorada de ti.

Fotografía

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en pareja, parejas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *