la necesidad de los brazos

La necesidad de los brazos

¡La necesidad de los brazos!

¿Han escuchado la frase de no cargues al bebé porque se embracila? De verdad no la entiendo, un bebé necesita los brazos de mamá y papá para terminar de desarrollarse y crecer de manera saludable, necesita el contacto físico.

El bebé pasa 9 meses en el vientre de mamá acompañado por sus pasos, su voz, su movimiento y al nacer no entiende la manía de querer separarlo de la madre.

Un bebé necesita los brazos de mamá para cerrar ese círculo al nacer y comenzar uno nuevo. Por otro lado, nosotras necesitamos también de ese contacto para cerrar esa etapa de nuestra vida.

El primer año de la vida de un bebé determinara la existencia de ese ser humano. Ese bebé aún está terminando de desarrollarse, su cerebro tiene que conectarse y el ambiente al que se enfrenta fuera del vientre de mamá es completamente distinto.

La temperatura ya no es tibia todo el tiempo, ese pequeño cuerpo necesita adaptarse y es mucho más sencillo hacerlo desde los brazos de mamá y papá.

Ese contacto piel con piel que nos da la lactancia son momentos únicos que ayudan a la madre y al hijo.

Las primeras semanas y meses de vida, el bebé necesita esos brazos tibios de papá y mamá para sentirse seguro y poder seguir creciendo.  Y si la lactancia materna no está presente, la mejor manera de crear ese vínculo e incluir a papá en él, es que ambos carguen mucho al bebé.

Es impresionante como el bebé reconoce el olor de mamá, la voz de papá y siente la necesidad de esos brazos.

La presencia de los brazos en el desarrollo de un niño debe ser una constante. En un principio ese bebé necesita el contacto casi el 100% del tiempo para vivir y crecer, después va madurando y aprendiendo cada vez más a ser independiente.

El vínculo tan fuerte comienza a romperse cuando el bebé comienza a moverse por sí mismo. Cuando comienza a gatear y a explorar por el mismo deja de necesitar tanto los brazos de mamá, aunque los sigue necesitando.

Aprende a caminar y tiene un mundo ante él por conquistar y explorar pero hay momentos que se asusta o tiene necesidad de que papá y mamá lo tengan en brazos por largos periodos.

Los niños siguen creciendo y cada vez son más independientes pero siempre necesitarán volver a los brazos de mamá por unos momentos cuando el cansancio llega, cuando tienen hambre o se sienten mal o simplemente cuando necesitan una demostración de amor por parte de los padres.

Un niño que crece sabiendo que los brazos de papá y mamá están disponibles es un niño más seguro e independiente así que no debes influenciarte por la creencia de que los brazos les hacen mal a los niños pequeños.

Ten en tus brazos a tu bebé, a tu niño, todo el tiempo que puedas, cuando menos lo pienses ya habrán crecido y extrañaras esa hermosa sensación. Cuéntame la experiencia de tus hijos en tus brazos me encantaría leerla.

Fotografía

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en bebés, crianza, niños. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *