la importancia de una imagen positiva

La importancia de una imagen positiva

¡Una imagen positiva es más importante de lo que pensamos!

La primera impresión nunca se olvida y solo tenemos 7 segundos para causarla, ¿te has preguntado si tu imagen refleja tu esencia y un mensaje positivo? Muchas veces entre la rutina, el trabajo y los niños nos vestimos con lo primero que tomamos del closet sin realmente analizar la imagen que estamos proyectando.

¿Por qué seleccionaste el atuendo que vistes hoy? Porque tienes una junta, porque saliste corriendo y era lo primero que encontraste en el camino o porque realmente estas consciente que es lo que mejor que te queda para tu personalidad y estilo de vida.

Hablar de imagen puede quedarse en los términos materiales y artificiales, sin embargo, la realidad es que nuestra presencia es nuestra mejor o peor carta de presentación. Al ser madres a veces olvidamos la importancia de vernos bien y si lo hacemos empezamos a sentirnos mal con nosotras mismas.

Nuestra imagen es básica y sumamente importante tanto si salimos a la calle a trabajar en una oficina, como si somos mamás que trabajamos desde casa. Quiero compartir algunos datos interesantes que las harán pensar más en su imagen y los beneficios de tener una imagen positiva y adecuada.

Una imagen está compuesta por estímulos verbales y no verbales. ¿Saben qué porcentaje representa el estímulo no verbal? El 93% de una imagen son estímulos no verbales y solo el 7% corresponde al mensaje o estimulo verbal.  Por ahí dicen que de la vista nace el amor, así que cuando nos presentamos con la jefa, el director de la escuela, el banco, la tienda, sabremos que su respuesta dependerá en gran parte de cómo nos vemos.

Tu apariencia habla en voz alta acerca de ti. Cualquier imagen es una percepción con los sentidos y esta percepción se convierte en realidad y nos puede llevar a la aceptación o rechazo. La imagen debe usarse como estrategia: ser / decir ser / parecer.

Todos hacemos juicios a partir de las apariencias: parece ser una persona inteligente o tonta, sociable, amigable, de cierto nivel socioeconómico, responsable, serio, alocado, etc. Y aunque no lo percibamos estamos enviando mensajes a través de nuestros atuendos, accesorios y arreglo personal. Estos tres componentes van formando nuestro estilo personal.

Esa apariencia o imagen positiva no significa que tengas que usar solo lo que está a la moda, marcas exclusivas o estar en traje sastre y tacones todos los días. Lo que si significa es que debes encontrar cuál es tu estilo personal, según tus gustos y estilo de vida, cuáles son los colores que mejor te quedan y arreglarte para intentar verte bien en todo momento.

La imagen física se acompaña de la parte interior de la persona y debe serle fiel y respetar su esencia. Si nuestra imagen es diferente a nuestra esencia no somos coherentes y nos convertimos en un fraude.

Nuestra imagen es dinámica y va cambiando con el tiempo, lo que no cambia es la realidad: a mejor imagen, mayor influencia y más credibilidad. La imagen que creamos de nosotras mismas también influye en nuestros hijos y en las percepciones que se van creando de las mujeres, de las mamás.

Cuida tu imagen y asegúrate de encontrar la apariencia que realmente comparta ese gran ser humano que eres. Si tienes dudas en cuanto a los colores recuerda que ya hable en su momento de los colores que le quedan a cada persona según su tipo de piel.

A buscar nuestra mejor imagen de nosotras mismas y recuerda que tu competencia más fuerte debes de ser tu misma. ¿Cuál es la imagen que tu quieres proyectar?

Fotografía

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en mujeres. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *