embarazos

Lo que más y menos extraño de mis embarazos

Recuerdo mis embarazos con mucho cariño. Fueron dos periodos en mi vida en los que me sentí plena y completamente feliz. La verdad tuve la suerte de tener dos embarazos magníficos en los que me sentía muy bien físicamente y solo tuve algunos pequeños malestares por corto tiempo.

Extraño esa plenitud y confieso que después del último soñaba con volverme a embarazar solo para sentirme así, aunque sabía que otro bebé no era lo que quería. Al hacer memoria de esa etapa tan importante para mí, quise compartir contigo lo que más extraño de mis embarazos.

Lo que más adoré de mis embarazos:

  1. Mi enorme panza que crecía hasta sentirme orgullosa de ella. Por favor tómate muchas fotos, mínimo una cada mes y otra justo antes de parir. Date el tiempo de despedirte de tu panza.
  2. Ser el centro de atención todo el tiempo. En cualquier lugar alguien tenía consideraciones especiales por ser una futura mamá.
  3. No tener que preocuparme de mantener el abdomen contraído durante nueve meses. Al revés, entre más se viera mejor.
  4. Verme plena y bien con el simple hecho de estar embarazada. En este periodo generalmente nos vemos muy bien.
  5. Sentir un pequeño ser que se forma en mi interior.
  6. Tener la oportunidad de escuchar los latidos de mi bebé en cada visita mensual al ginecólogo.
  7. Sentir los movimientos de mi bebé.
  8. Sentirme acompañada todo el tiempo y que ese ser se movía al mismo ritmo que yo.
  9. Los momentos en que mi esposo le hablaba al bebé y me acariciaba la panza para sentirlo.
  10. Los grandes planes para ese bebé, esas esperanzas puestas en esa pequeña vida que crecía en mi interior.

En general podría seguir con esta lista por mucho tiempo, pero también quiero hablar de los detalles que no me llenaban del todo, así que ahora les dejo lo que no extraño:

  1. Esa manía de la gente de dirigirse a ti como “aquí viene la gordita, ¿cómo se siente la gordita?”. No estoy gorda, estoy embarazada y yo no le digo qué arrugada se ve hoy, ¿verdad?
  2. Ese sueño incontrolable de los primeros meses en los momentos más inoportunos, sobre todo si estás en la oficina o tienes otro bebé que cuidar.
  3. La angustia de saber si todo iba a salir bien. Si el bebé vendría sano y completo.
  4. La falta de ropa adecuada porque soy pequeña y, cuando mi ropa no me quedaba, la de embarazada seguía siendo enorme por varios meses.
  5. Las últimas semanas del embarazo de mi pequeña, en las que debía dormir sentada porque estaba atravesada y presionaba mis órganos. Sentía que me ahogaba si me recostaba.
  6. Las dos primeras semanas de mi segundo embarazo, en las que todo me provocaba náuseas, porque el embarazo me tomó por sorpresa y no lo aceptaba del todo.

¿Qué es lo que más recuerdas de tu embarazo? ¿Qué es lo que extrañas o no te gustaría volver a vivir? Me encantaría leerlas.

Fotografía

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en embarazo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *