Cocinar con tus hijos en vacaciones

Cocinar con tus hijos en vacaciones

Cocinar con tus hijos en vacaciones puede ser una actividad muy divertida y didáctica.

Nuestra vida está llena de momentos que recuerdas a lo largo de ella y muchas de estas vivencias tienen que ver con la comida, al menos ese es mi caso.

Recuerdo como si fuera ayer a mi abuela con un vestido azul sirviéndome un espagueti en salsa roja, las galletas que me daba mi abuelo, mi pastel de cumpleaños, la gelatina que preparaba mi papá y una lista inmensa de comidas que me dejaron un recuerdo muy dulce de la infancia.

Llegan las vacaciones y con ellas muchas horas de ocio en las que podemos crear ese tipo de recuerdos con nuestros hijos y el cocinar recetas sencillas con ellos puede ser una actividad muy divertida y didáctica.

Los niños pueden ir aprendiendo a cocinar desde pequeños, dependiendo de su edad pueden ir ayudando a mezclar los ingredientes y según van creciendo a medir los ingredientes o simplemente a pasarlos.

Podemos elegir desde recetas saludables o simplemente algo delicioso con lo que queramos consentir a nuestros hijos. Si aún no las convenzo déjenme decirles que los niños se atreven a probar distintos alimentos cuando se involucran en el proceso de prepararlos.

Para tener una sesión segura y divertida en la cocina con tus pequeños te recomiendo:

  • Elegir una receta sencilla puede ser un postre, el plato fuerte de la cena o unas deliciosas galletas
  • Asumir que existirán algunos accidentes y que la cocina y su ropa no quedarán impecables. Esos pequeños accidentes debemos tomarlos con paciencia, pues es normal que a veces tiren la harina o terminen todos manchados.
  • Elegir su lista de música favorita. La música siempre nos relaja y pone un toque divertido a las actividades.
  • Tener todos los ingredientes en casa antes de comenzar a cocinar. Nada más frustrante que no poder terminar la receta porque algo nos falta.
  • Si se requiere horno o estufa asegúrate que solo el adulto se involucre en el proceso y si son niños grandes lo hagan con supervisión permanente de los adultos.
  • Acostúmbralos a recoger contigo la cocina y a dejar limpio al terminar. El proceso de limpieza no tiene que ser divertido, con música todo cambia.
  • Prepárate mentalmente para un momento de risas

El aprender a cocinar no solo es divertido, sino que los ayuda a ir adquiriendo cierta independencia que agradecerán cuando crezcan.

Fotografía fotolia.com

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en niños. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *