8 razones por las que los teléfonos no son para bebés

8 razones por las que los teléfonos no son para bebés

Por más práctico que parezca los teléfonos no son para bebés

Cada vez es más frecuente observar a un bebé con un teléfono inteligente en la mano o siendo el objeto de distracción para que mamá y papá puedan realizar otra actividad.

Se ha convertido en la niñera número uno, pues incluye gran cantidad de programación infantil además de aplicaciones con contenidos educativos.

Sin embargo, aunque los teléfonos y tabletas parezcan que están diseñados para ellos por la facilidad con los que lo manejan, su cerebro no está listo debido a la cantidad de estimulación que reciben a través de las imágenes tiernas, coloridas y educativas.

La tecnología llegó para quedarse y puede ser nuestra aliada en la crianza, sin embargo no debe ser un juguete para nuestro bebé por las siguientes razones:

  1. Ocasionan aislamiento
  2. Disminuye la convivencia familiar
  3. El cerebro del bebé madura con las relaciones afectivas, necesita el contacto y la conexión visual con otro ser humano
  4. Provoca adicción en años posteriores si se utiliza en exceso
  5. Es un bebé y necesita descubrir el mundo a través de sus manos y su boca con lo cual no necesita una pantalla y es muy probable que si te descuidas tu teléfono termine inundado en baba y en el piso.
  6. Hábitos, si de bebé era su juguete favorito como podrás establecer un uso de la tecnología saludable cuando crezca.
  7. La estimulación del desarrollo cerebral causada por la exposición excesiva a la tecnología se asocia con déficit de atención, retrasos cognitivos, problemas de aprendizaje, aumento de impulsividad y disminución de la capacidad de autorregularse a partir de los 7 años.
  8. La sobre exposición estresa y el estrés deja huellas cerebrales.

La tecnología y las aplicaciones educativas pueden traer muchas cosas positivas a la vida de tu hijo, espera a que tenga 3 años para introducirlo a este mundo.

Un bebé y un niño necesitan moverse, explorar, descubrir y al hacerlo con sus propios medios genera su propio experimento. Cuando la fuente de acción de un bebé o un niño es una pantalla, solamente trabaja a través de sus ojos.

Dale a tu bebé la oportunidad de explorar el mundo y asombrarse con todo lo que descubra. Un bebé entre más juego, lectura y contacto familiar tendrá menos probabilidad de presentar problemas de atención, bajo rendimiento, depresión infantil u obesidad.

Los expertos consideran el uso adecuado de la tecnología en los niños de la siguiente manera:

  • 0 a 2 años no se recomienda el contacto con la tecnología
  • 3 a 5 años uso supervisado por máximo una hora al día
  • 6 a 15 años uso supervisado por máximo dos horas al día

Te invito a reflexionar con estas líneas el uso que le damos a la tecnología y me encantaría leer tus opiniones.

Fuentes:

  • Entrevista con la psicóloga Lourdes Ramírez
  • Conferencia La tecnología, ¿aliada o enemiga? De Ana Serrano

Fotografía

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en bebés, tecnología. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *