5 razones por las que necesito querer a mi suegra

5 razones por las que necesito querer a mi suegra

Mis hijos aún son pequeños pero me gustaría que cuando sean adultos tengan una relación feliz de pareja y a mi me tocará jugar el papel de suegra. Al darme cuenta de esto me hizo reflexionar sobre el tipo de suegra que quiero ser y el tipo de nuera que soy el día de hoy.

La relación suegra-nuera no tiene que ser una batalla campal per se. Ambas tenemos que entender que somos dos mujeres que no competimos por el amor de un mismo hombre porque nuestra posición es distinta.

Existen algunos especímenes que les encanta tener el papel de la suegra mala, metiche y odiosa que nos viene a la mente cuando escuchamos el termino.

Sin embargo, si realmente somos honestas con nosotras mismas la mayoría son buenas personas que simplemente piensan y les gusta hacer las cosas de manera distinta a la nuestra.

Yo creo que si decidimos querer a nuestra suegra o al menos llevar una relación de respeto y cordialidad podemos tener la mitad de la batalla ganada.

No digo que llevemos una relación hipócrita o nos dejemos si alguien nos hace daño. Sino que simplemente nos demos la oportunidad de intentarlo y estas son las razones por las que necesitamos querer a nuestra suegra:

  1. Porque es la mamá del hombre que amo y aunque yo hubiera hecho las cosas distintas ella logró un hermoso resultado a su manera,
  2. Porque es la abuela de mis hijos,
  3. Porque es solo una mujer intentando seguir presente en la vida de su hijo de maneras que a veces no podemos entender y que nos pueden desquiciar,
  4. Porque algún día yo seré suegra y me encantaría tener una relación que sea mínimo cordial y respetuosa,
  5. Porque siempre estará en nuestra vida.

Creo que todo es cuestión de actitud en la vida y la relación con la mamá de tu pareja no tiene porque ser una excepción. Recuerda siempre que si tu eres madre estarás en esa posición algún día y te encantaría seguir presente en la vida de tu hijo y tus nietos.

Soy de las personas que piensa que la vida te recompensa por tus acciones aquí mismo y que mejor manera que dejar las barreras y aceptar el reto de quererla si existe reciprocidad y si no simplemente no te enganches, respétala y recuerda que estará en tu vida siempre.

Foto: vía

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en mujeres, reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *