zumba-ejercicio-1-2

Hacer ejercicio es una manera de quererte a ti misma

Sí, hacer ejercicio y comer de manera saludable es una manera de consentirte a ti misma.

Como mamás tenemos la tendencia a dejarnos en la última lista de pendientes y es algo que debemos cambiar.

Para darnos a otros y sentirnos plenas debemos estar bien con nosotras mismas, pues nadie da lo que no tiene.

La maternidad cimbra nuestro mundo trayendo una hermosa experiencia, pero nuestro cuerpo cambia en el proceso.

Lo primero que tenemos que hacer es aceptar esas huellas que gritan que somos madres, pero también podemos hacer mucho para sentirnos bien y mantenernos saludables.

Primero que nada, debemos quitarnos de la mente el no tengo tiempo, porque para lo que realmente importa siempre lo tenemos que tener.

Cuando el bebé es pequeño todo es nuevo y requeriremos de meses para adaptarnos a una nueva rutina, sin embargo, siempre hay maneras de incluir el ejercicio si pedimos ayuda y buscamos apoyo.

Una vez que los niños están más grandes, es más sencillo encontrar un tiempo y a mi me funciona mucho levantarme un poco más temprano para meditar y hacer ejercicio.

Hay quienes tienen fuerza de voluntad para hacerlo desde casa y hay quienes encuentran en las clases de zumba, baile, gimnasio o algún deporte en específico la manera de motivarte.

Otra parte muy importante es comer de manera balanceada y saludable, hazlo por ti y por esos ojos que siempre te están observando.

Si quieres que tus hijos se alimenten de manera saludable comienza con el ejemplo.

Siempre es un buen momento para comenzar con un buen hábito y una vez que el ejercicio es parte de tu vida te llena de energía e incluso lo extrañas cuando dejas de hacerlo.

Analiza tu rutina y decide que días de la semana harás un hueco para ti y tu ejercicio. Procura que sean mínimo 3 veces a la semana para que junto con la alimentación veas un beneficio pronto.

Cuídate, quiérete y consiéntete siempre.

Fotografía

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en mamás, salud. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *