El lado estresante de la navidad

El lado estresante de la navidad

La navidad también tiene su lado estresante ¿se han preguntado el por qué?

La navidad es mi época favorita del año, llena de emociones, nostalgia y cariño, pero debo reconocer que llega justo a final del año, cuando todos estamos cansados.

Tenemos por un lado la realidad laboral, para muchas profesiones es un mes difícil. Hay que terminar proyectos, cumplir metas y además asistir a todos los compromisos de trabajo, familiares y amistades.

Los compromisos y eventos comienzan a acaparar nuestra agenda de tal manera, que se nos olvida lo que es una noche tranquila en casa, sentados junto al árbol o viendo una película.

Queremos asistir a todos y no quedar mal con nadie, pero la realidad es que no podemos partirnos en 20. Esa sensación de querer estar con todos y no poder hacerlo a mí me estresa, me hace asistir a un evento deseando estar en el otro y viceversa.

Navidad es una época de regalos y ya no recordamos el significado real de la misma.

Debemos estar felices y hacer feliz al otro con nuestra presencia, nuestros detalles pero ahora competimos por el mejor regalo.

Se nos ha olvidado que podemos crear detalles con nuestras propias manos y regalar experiencias felices a nuestro lado. Me encanta dar regalos pero he aprendido que no por dar el regalo más caro hago más feliz a la persona que quiero y no por darles un detalle a cada una de las personas que conozco soy la mejor amiga, mamá, hermana, tía o hija.

Sumado a esto, nos encanta dejar para el final las compras, nos topamos con las tiendas llenas de gente y con poco que elegir.

Estamos a punto de cerrar el año y hacemos un análisis, a veces el balance es positivo y otras no tanto.

El día que nos presentamos a la reunión familiar,  cada uno llega con su carga de emociones, su ilusión o su cansancio.

Estas hermosas reuniones nos divierten, hacen que convivamos en familia, pero también traen recuerdos de las personas que se han ido antes de nuestra vida o con las que tenemos asuntos por resolver.

Estas emociones las sentimos a flor de piel y al estar juntos a veces nos hacen discutir en lugar de aprovechar el tiempo.

Si, la Navidad puede ser estresante si sumamos todos estos factores, sin embargo, podemos vivirla de una manera muy distinta este año.

Lo primero que tienes que hacer es abrazarte a ti mismo y aceptar ese gran ser humano que eres. El año termina y ya no hay manera de volver el tiempo, lo que si puedes hacer es ver las oportunidades que tienes de hacer las cosas bien a partir de hoy.

Intenta asistir solo a los eventos que realmente importen y convive con la familia y los amigos que más quieres.

Regala tu tiempo y tu atención esta navidad, no compitas por regalos que esa persona que quieres lo que más disfruta es de tu presencia.

Disfruta esta Navidad todo diciembre, llama a tus amigos, demuestra el amor por los tuyos pero no olvides que la persona más importante que necesita tu amor eres tú mismo. 

Foto © Maridav – Fotolia

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *