Cuando las ganas cambian

Cuando las ganas cambian

A lo largo de los años las relaciones de pareja cambian y toman otro sentido; la urgencia y la emoción de los primeros meses son ocupadas por una relación de amor más estable, mayor tranquilidad con periodos de gran intensidad.

Y si la relación de pareja cambia también la manera y la frecuencia con la pasamos tiempo juntos. Sabes a qué me refiero, ¿verdad?

¿Cuántas veces el cansancio y la rutina nos detienen? ¿Cuántas noches tú estás lista para una noche romántica y él no puede ni con su vida? ¿Cuántas otras es a la inversa?

La realidad es que hay momentos en que puedes ser muy pasional con tu pareja y otras en las que lo único que quieres es ponerte tu pijama más cómoda y ver tu serie favorita en Netflix.

Siendo realistas algo que influye de manera fundamental es la presencia de los niños. Mientras no tienes hijos buscas la ocasión dentro del cansancio porque tienes más tiempo para reponerte de tu estilo de vida.

Con el embarazo hay mujeres que entran en un periodo de calma y otras que persiguen al marido. Hay hombres que se sienten fascinados por el cuerpo de su mujer embarazada y otros que tienen miedo de hacerle daño al bebé.

Los cambios en nuestro cuerpo también son un factor a considerar, nos toma tiempo volver a sentir esa seguridad que antes teníamos y esas ganas.

Nuestro cuerpo cambió y nos sentimos a veces en un recipiente ajeno hasta que el paso de los meses nos ayuda a volver a conocerlo y aceptarlo.

Los hombres también tienen sus etapas y hay algunos que se impresionan con el parto y les toma tiempo volver a ver a su mujer desde esa faceta que los hizo enamorarse perdidamente.

Así llegamos a la causa más común: el cansancio y la rutina que puede meterse en cualquier relación si los involucrados no ponen de su parte.

Sin embargo hay mucho que se puede hacer para disfrutar de tu pareja sexualmente en cada etapa de la vida y aquí les dejo una muestra:

  • Quererte a ti misma: antes debes aceptarte cómo eres hoy, quererte, volver a reconocerte y a partir de ahí sentirte atractiva. Si necesitas comprar alguna sorpresa para ti, hazlo, vale la pena.
  • Querer es poder: suena muy simple, pero hace falta tener la voluntad de volver a conquistar a tu pareja si pasas por una época difícil.
  • Comunicación: hablen de cómo se sienten, de lo que les gustaría experimentar y cómo piensan que pueden cambiarlo. Solo ustedes pueden compartir lo que les gusta para crear un momento mágico. Escucha su punto de vista y ayúdense entre los dos.
  • Muchos besos, abrazos y apapachos: no esperen un momento apropiado para demostrar lo que sienten. Tómense de la mano mientras ven la caricatura con los niños. Sorprendan a su pareja con un beso, dense un abrazo de la nada.
  • Tiempos: hay que buscar los momentos. Planear los momentos hacen que sean más especiales, aunque dejar la puerta abierta a la espontaneidad no hace daño a nadie.
  • Salgan solos: a veces es complicado encontrar quien se quede con los niños, pero esos pequeños van a crecer y se irán a hacer su vida. Ustedes eligieron a su pareja y necesitan alimentar esa relación de momentos solo para ustedes. Procuren hacerlo mínimo una vez al mes.

Estos pequeños cambios inyectarán sangre nueva a tu relación y podrán tener otra vez épocas mágicas y otras más tranquilas. Lo importante es que siempre se hablen y procuren cuidar su relación con el mismo empeño que crían a sus hijos.

Se puede tener una vida íntima maravillosa aceptando las etapas de tranquilidad y en las que permitimos que las circunstancias nos alejen. En tus manos esta retomar y reavivar la relación con tu pareja.

Fotografía

 

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en pareja, parejas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *