la vida en pareja es complicada

La vida en pareja es complicada

Si, la vida en pareja es más complicada de lo que pensamos.

Me he cansado de escuchar que el crecer jugando con princesas nos hace daño, nos llena la cabeza de ideas y deseos de un príncipe azul a nuestro lado, uno que es inexistente pues nosotras tampoco somos las princesas perfectas.

Jugar con princesas solo es parte de la infancia y mientras tengas un modelo real en casa no te afecta más que en darte una niñez feliz llena de ilusiones.

Más bien crecemos pensando que las relaciones son sencillas y que el amor y la pasión duraran por siempre.

Amar a otra persona, con excepción de los hijos, es una tarea diaria de voluntad, insistencia y constancia.

La vida en pareja es complicada y si además elegimos personas egoístas o nosotras mismas lo somos esto se potencializa.

La vida en pareja no es miel sobre hojuelas pero tampoco es un infierno. Es una montaña rusa en la que te avientas con la emoción del amor para subir y encontrarte un remanso de paz que solo dura un tiempo y después te dejas caer sin saber si vas a salir dañada.

Si el amor en pareja se basara solo en la emoción y en la pasión sería mucho más sencillo pero la realidad es otra.

Somos seres que venimos cargados con nuestros propios sueños, carencias y cualidades y al encontrarnos y decidir vivir juntos tenemos que aprender a crear una nueva personalidad: la pareja

Nadie nos habla de cómo los hijos y el dinero pueden romper cualquier relación.

La ilusión por la hermosa familia a todos nos atrapa pero el trabajo diario que requiere a veces nos sobre pasa.

El cansancio y el aburrimiento llegan. También la manía de medir las tareas con una báscula….. si tu haces esto yo hago solo lo equiparable y es ahí cuando nos rompemos.

El sueño de la linda casa con todo puesto en la mesa tampoco es real, es algo por el que hay que trabajar y pocas veces hablamos con nuestra pareja de lo que aportaremos el uno y el otro.

El dinero rompe parejas y debemos asegurarnos de pasarle el mensaje a nuestros hijos.

Debemos sumar a la plática conversaciones acerca de ¿qué pasará cuando nos embaracemos y tengamos hijos? ¿Qué pasará con el presupuesto de pareja cuando ese ingreso ya no este, se disminuya o siga existiendo pero los hijos vayan a guardería?

La labor de la mujer que decide quedarse en casa es inmensa y poco valuada porque aunque el marido se encuentre feliz al observar a sus hijos crecer sanos y fuertes este tema surgirá cuando las etapas complicadas estén presentes.

Buscamos parejas que nos vean como iguales pero al mismo tiempo a la hora de la verdad siempre hay una lado que aporta más emocional, física o económicamente hablando.

¿Cuánto aportas a la casa? Y ese aportar es reclamo monetario o reclamo de acciones y tiempo.

Los desvelos de los primeros años de los niños son duros, el cansancio y aburrimiento suele instalarse en la sala de la casa como un tercer huésped y si no hacen algo ambas partes se queda ahí por siempre.

Las hermosas épocas existen siempre y vuelven así como vuelven las épocas de calma o las épocas de huracanes. Somos como las estaciones del año y así debemos aprender a vivir en pareja.

Tenemos la primavera con esa atracción y curiosidad por el otro, el verano pleno, el otoño calmo y el invierno ……… el invierno.

Así como cada estación del año se presenta sin que la pidamos lo mismo ocurre con las épocas lindas, de calma o de crisis en pareja.

El cambio climático también esta presente en las relaciones de pareja, esos tsunamis que se presentan de distintas maneras cuando nadie estaba preparado y te ayudan a probar los cimientos.

Vivo en pareja y me encanta, amo a mi marido después de 17 años de conocerlo y aún me siento enamorada pero debo admitir que vivir en pareja es complicado y pocas veces hablamos al respecto.

Fotografía

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en pareja, parejas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *