Y ahora que comemos

¿Y ahora qué comemos?

Se encuentran igual que yo con la misma incógnita ¿qué comemos que no nos mate lentamente?. Casi puedo asegurar que si.

Cada día encuentro una versión distinta de lo que tenemos que comer y debo decir que ya estoy harta. Según van pasando los años surgen alimentos milagros y otros que nos están matando lentamente.

El último documental que vi al respecto en Netflix fue What the health que nos invita a vivir a base de una dieta vegetariana pues todos los alimentos de origen animal nos están matando

Lo vuelvo a decir estoy harta de la confusión diaria y de la culpa que le suman a la alimentación.

De una manera u otra nos vamos a morir y quiero dejar de estar presa de esta angustia. Me seguiré informando pero de manera relajada.

La alimentación es un tema que me preocupa más desde que soy mamá y he pasado por todos los estados. Nunca haciendo locuras con la alimentación de mis hijos pero si investigando.

Me leí un libro que habla de lo tóxico que es nuestro ambiente, lo que olemos, tocamos, nos ponemos y lo que comemos. Así que cada vez que iba al supermercado veía calaveritas en lugar de productos.

Comencé con todo lo orgánico pero resulta que nadie puede saber si realmente lo es o incluso esta contaminado con el ambiente.

No más, quiero vivir mi vida al máximo y asegurarme que mis hijos así lo hagan.

Que aprendan a preparar un platillo desde cero y disfrutarlo en familia sin preocuparse de marcas ni de tantas posibilidades mortales.

Creo que la buena salud comienza con lo que comemos y pensamos pero no podemos agregarle a este tema tanta angustia pues no servirá de nada.

Me encanta llevar un estilo de vida saludable, meditar, hacer ejercicio y procuro poner en la mesa alimentos hechos en casa.

Cada comida intentamos que sea balanceada, equilibrada, saludable pero ¡adivinen que! Según una nutrióloga ni siquiera eso es suficiente pues debería tener un estudio genético de cada miembro de mi familia para preparar la comida acorde a sus herencias.

No más! He llegado a la conclusión de comer de todo un poco y asegurarme de que exista mucha variedad cada semana en los alimentos que consumimos.

El balance siempre es complicado de obtener pero espero de esta manera lograrlo.

Fotografía

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en alimentación, reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *