Hablando con papá

Hablando con papá

A veces damos por sentado que tenemos tiempo y se nos olvida darle el tiempo e calidad necesario a nuestros padres.

Hablamos de la rutina, nos desesperamos con los cambios que denota que cada vez son más grandes y se nos olvida que detrás de ese señor con canas hay un ser humano con gran experiencia en la vida y lleno de amor.

Hace unos días volví a ver la película “The Intern” pero me dio por analizar los diálogos de Jules con Ben, diálogos entre adultos, una joven y el otro experimentado.

El personaje de Ben esta lleno de vida y experiencia y necesita compartirla con alguien y ella necesita esa figura paterna que la centrara.

Dejaré de analizar la película para decirles lo que movió en mi. Los años pasan y nosotros nos hacemos mayores.

Al hacernos mayores, “maduros”, vamos adquiriendo responsabilidades que llenan nuestros días y a veces olvidamos que nuestros padres nos dieron sus mejores años.

A veces las relaciones entre padres e hijos se complican, en mi caso puedo hablar de una hermosa relación, sin embargo me di cuenta que aunque hablamos con mi padre a veces olvidamos el preguntarle realmente cómo esta, qué piensa.

Me encanta llamarle los miércoles que se que mi mamá no esta. La distancia solo nos permite llamadas telefónicas que a veces se pierden en la cotidianidad y decidí parar y darme la oportunidad para hacer llamadas reales de vez en cuando.

No siempre vamos a encontrar a la otra persona receptiva pero aprovechemos el día de hoy para hablar, recordar o conocer detalles de nuestros padres que se pueden estar quedando solo en su corazón.

Démosles la oportunidad de escuchar su punto de vista sin sentir que nosotros sabemos todo.

Puede que el señor con canas no sepa manejar al 100% todas las aplicaciones de su teléfono pero tiene el conocimiento de una vida que le ha dejado huellas y si somos pacientes lo compartiré con nosotros.

Aprovechemos el hoy para hablar con papá y darle todo el amor que merece.

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *