Disfruta tu lactancia y permite que disfrute de la mía

Disfruta tu lactancia y permite que disfrute de la mía

Cada quien hablamos de la feria según nos va en ella y en esto la lactancia no es una excepción.

En mi caso yo fui como vaca lechera y aunque las primeras semanas fueron complicadas y dolorosas después tuve dos hermosas lactancias.

Una duro 8 meses y la otra un poco más aunque a mi me hubiera gustado alcanzar los 12 meses.

La lactancia trae muchos beneficios para el bebé y la mamá y considero que además es un momento hermoso.

Sin embargo también existe el otro lado de la moneda, la mamá que por más que intenta no logra disfrutarlo o la que por decisión propia decide pasar.

Creo que es muy importante difundir y lograr que la lactancia materna sea la primera opción de alimentación para un bebé pero no debemos juzgar.

Amamantar a tu bebé no te hace ni mejor ni peor madre, amamantar a tu bebé y disfrutarlo no te da derecho de criticar a la otra por no hacerlo o por no haberlo logrado.

Cada cabeza es un mundo y cada maternidad así lo es. Debemos ser respetuosas y empáticas.

La maternidad ya de por si trae muchas dudas y culpas como para aguantar a un montón de locas fanáticas porque lactaste solo 6 meses, 3 meses, un día o solo una ocasión.

Habla por ti respecto a la lactancia, comparte lo bien que te fue pero no juzgues la decisión de la mamá que esta a tu lado.

Estoy a favor de la lactancia materna y sé lo mucho que hace falta por hacer para que la información correcta llegue a cada mamá.

Sé empática, no juzgues y por favor no creas que tu verdad es la única y que debes convencer a la otra de manera agresiva.

Hablemos de lactancia, de lo bueno, de lo malo, del maravilloso alimento, de la hermosa experiencia pero dejemos por una vez de convertir un tema como herramienta para hacerle daño a otra mujer.

Yo grito a los cuatro vientos lo mucho que disfrute la lactancia pero respeto y entiendo los otros puntos de vista.

Fotografía fotolia

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en lactancia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *