Dando el biberon con amor

Dando el biberón con amor

La lactancia materna es el mejor alimento para un bebé, sin embargo hay ocasiones en las que el bebé debe ser alimentado a través de biberón y esto no tiene por qué tener un impacto negativo en su crianza. ¿Por qué creemos que la alimentación del bebé con biberón debe ser fría?

Imaginar a un bebé alimentándose por sí mismo, con el biberón detenido en una almohada o con los nuevos accesorios que existen es peligroso, nada recomendable y poco reconfortante para ese pequeño ser. El alimentar a un bebé con biberón puede ser el momento mágico del día y la manera de crear el vínculo entre mamá y bebé que se tiene con la lactancia, con la ventaja de que papá puede ser incluido.

Hay mujeres que soñamos con la lactancia materna desde el embarazo y ante una alimentación con biberón nos sentimos fracasadas. Detente un poco y si han decidido que lo mejor es pasar a biberón por las razones que hayan existido, debes reconocerlo ante ti misma y aceptarlo. No por no amamantar eres una mejor o peor madre.

Las razones por las que hayan decidido alimentar a su bebé de manera artificial pueden ser una infinidad y debemos de estar tranquilas con la decisión. El bebé absorbe todos nuestros estados de ánimo así que mejor lo tomamos con calma y lo aceptamos.

Una vez que ya estamos tranquilas cono nosotras mismas hay que darnos a la tarea de crear ese vínculo piel con piel con nuestro hijo, tan necesario tanto para la madre como para el bebé. El alimentar con biberón también puede ser un momento especial

Hagamos del momento de alimentar a nuestro bebé, un momento de conexión que nos ayude a vincularnos con él y entregarle todo ese amor que sentimos.

Lo que necesitamos para alimentar a nuestro bebé con amor es lo siguiente:

  • Un lugar especial: Busquen un lugar tranquilo en su casa, una habitación en la que la temperatura sea cálida y en la que puedan escuchar algo de música si así lo prefieren.
  • Todo a la mano…….

Leer artículo completo aquí….

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en bebés, lactancia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *