Te quiero mujer y necesitas quererte a ti misma

Te quiero mujer y necesitas quererte a ti misma

Las mujeres solemos entregarnos completitas en nuestras relaciones y proyectos sin embargo necesitamos detenernos para decirnos unas simples palabras: Te quiero mujer.

Si, me encanta ser mujer y entregarme apasionadamente en mis relaciones, en cada cosa que hago pero primero estoy yo.

Ayer recibí este mensaje que me llegó como anillo al dedo y quiero compartirlo con ustedes con todo el respeto que me merece su autora Stephanie (Male) Capetillo Cabrera. Las invito a leerlas y a seguirlas al pie de la letra.

Te quiero tranquila, deseo que dejes de cargar el mundo sobre tus hombros.

Deseo que dejes de poner a todo mundo encima tuyo, así sean tus padres, tus hijos, tus amigos o tus jefes.

Que dejes de comerte lo que sobra para que no vaya a la basura.

Necesito que entiendas que no podrás cambiar el mundo. No podrás ayudar a todos los que te necesitan y estar para los que te aman sino empiezas a amarte.

Necesito que te AMES como amas a todos los demás, que te vuelvas tu principal prioridad y que no te trates como opción.

Que dejes de posponer el salón de belleza y de ofrecerte a tomar la foto para no salir en ella.

Yo te quiero tanto que podría sentarme a escucharte en un parque, en una banca, ni el café me haría falta.

Yo no te quiero a dieta, ni delgada, ni loca de fitness…..Te quiero sana, te quiero guapa, te quiero así divina pero con las ganas de hacer las paces contigo, con esa mujer que ya se dejó el cabello desatendido y no recuerda cuando fue la última vez que estrenó algo.

Porque pararte frente al espejo a ponerte linda, no te hace menos mamá, menos tía, menos abuela, menos mujer, menos esposa o profesional.

Porque mientes al decir que nadie te mira, te miras tú!

Tú, tu primer, verdadero y leal amor,

Tú, tu juez más duro,

Tú, tu gran saboteador,

Tú, quien no se perdona,

Tú, ¡la persona más importante en tu vida!

Yo quiero que te dediques un momento a hacer algo para ti, una lectura, un proyecto, una caminata, una visita que te ayude a ti.

A sacar el dulce y confrontar lo amargo y vas a ver que la palabra perdón cuando viene de una misma para consigo misma es una gran bendición.

¡Crece una mujer independiente, sabía, feliz! El mejor y único compromiso es amarse y respetarse a sí misma.

A querernos como locas antes de amar a los demás.

 

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en mujeres. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *