las personas que necesitas eliminar de tu vida

Las personas que necesitas eliminar de tu vida

Existen personas que tienes que eliminar de tu vida para que seas feliz.

A nuestro paso por la vida vamos aprendiendo lecciones que nos van abriendo los ojos ante distintas situaciones y otras tardamos años en darnos cuenta, aunque muy en el fondo sabemos que es lo que debemos hacer.

Somos seres sociales y nada más placentero que tener una familia, una pareja, unos amigos que nos acompañan por diferentes etapas de nuestra vida. Sin embargo, algunas veces nos aferramos a relaciones que le restan a nuestra existencia en lugar de sumarle.

Hay personas que son dañinas para nosotros y que pasan por encima de lo que pensamos, sentimos, creemos. Hay otras que simplemente son tan negativas que cada vez que están a nuestro lado reducen nuestra energía y nos dejan vacíos y hay otras que simple y sencillamente les gusta herir con sus comentarios o tienen un drama para cada ocasión. 

Y otras que simplemente no quieren estar ahí pero nosotras mismas nos aferramos y formamos una relación donde no existe.

Por mucho tiempo tuve la necesidad de amistades que con detalles me iban diciendo que no eran lo que decían ser, pero yo quería sentirme parte de un todo y aceptaba algunos desaires. Hasta hace algunos años en que llegó a mí la madurez, de cierta manera, y decidí ponerle un alto a esta situación.

En mi caso fueron amigas, pero esas relaciones que te quitan toda tu energía, te nublan y te acarrean problemas pueden estar formadas por tu familia, tu pareja e incluso gente con la que trabajas. El día que dices alto y dejas ir a esa persona, la paz llega a tu vida.

Al vivir en sociedad a veces le damos demasiada importancia al “qué dirán” y vamos construyendo relaciones que nos convienen de cierta manera, sin darle una importancia real a lo que sentimos cuando estamos con esa persona. Nos vamos llenando de relaciones con las que “tienes” que quedar bien olvidando una vez más nuestra esencia.

Yo agradezco el haber llegado a la bendita edad en la que yo decido con quien quiero estar y cuando, atrás quedaron esos compromisos formados y debo decirles que estoy más en paz que nunca conmigo misma.

Sigo siendo parte de mi comunidad y me desenvuelvo de una manera educada en ella, pero ahora elijo con mucho más cuidado y libertad a quien le abro las puertas de mi corazón.  Ahora necesito florecer y para hacerlo debo preguntarme a quien veo en mi vida.

Una pregunta difícil de contestar cuando hay depuraciones que hacer, pero incluso es válida cuando existe un miembro de tu familia como una madre o un hermano que te hace continuamente daño con ciertos comentarios o dramas. 

Necesitas esa situación fuera de tu vida, quizá no a la persona, pero si encontrar la manera de que ya no te afecte o no vuelva a pasar.

Para ser felices necesitamos estar en paz y ya suficiente tenemos con nuestros torbellinos propios, como para permitir que personas ajenas nos hagan daño. 

Vale la pena dar el primer paso y con el tiempo te das cuenta que esa persona que ya no está, te enseño mucho y agradeces las etapas buenas y malas que compartió contigo.

Foto: vía

Fotografía

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *