Cocinar saludable en poco tiempo

Cocinar saludable en poco tiempo

Entre el trabajo fuera y dentro de casa, así como todas las actividades que tenemos al ser madres, el tiempo para la cocina cada vez es menor. Y entre ese poco tiempo y la cultura de la comida rápida es preocupante ver cómo crece la obesidad entre los niños o la poca comida saludable que se ingiere por preferir la comida ya preparada.

Así que quiero compartir con ustedes algunas ideas que me han ayudado a cocinar saludable cuando tengo poco tiempo.

Incluir verduras al cocinar es uno de los pilares de la alimentación saludable, aunque también sé que es lo que más requiere tiempo. Sin embargo, con algunos trucos y un poco de organización podemos preparar nuestros alimentos desde cero.

Esto me ha funcionado en casa y espero que a ustedes también:

  1. Hacer la compra un día específico de la semana
  2. Tener un menú antes de hacer la compra semanal o al menos una idea de lo que se cocinará
  3. Al llegar a casa dejar la fruta lista para su consumo, es decir, si compramos piña, sandía, melón o fruta que requiera picarse, dejarla de una vez lista en un recipiente en el refrigerador. Si tenemos la fruta picada es más sencillo que la incluyamos en los refrigerios de los niños.
  4. Si prepararán sopa de verduras o guarniciones que requieren verdura picada, pueden lavarla y desinfectarla al llegar a casa y refrigerarla si la utilizarán en los siguientes días. Si la van a usar después lo más recomendable es congelarla.
  5. Dividir el pescado, carne o pollo según lo que se cocinará cada día o las porciones que suelen consumirse.
  6. Cuando vayan a cocinar leguminosas procuren dejarlas remojando una noche, al día siguiente requerirán menos tiempo de cocción.
  7. Si no quieren dejar la verdura picada el mismo día de la compra, procuren hacerlo una noche antes, de esta manera utilizarán menos tiempo al cocinar.
  8. Incluyan verduras en sopas, guarniciones y guisados con proteínas. Al incluir un poco de verdura los niños se van acostumbrando a consumirla, independientemente de la porción de verduras de esa comida.
  9. Tengan porciones individuales de fruta en el refrigerador, listas para cuando los niños o ustedes mismos lo requieran. Lo mismo pueden hacer con frutos secos en la despensa de esta manera cuando el hambre llega es sencillo comer algo nutritivo.

Un niño que aprende a comer saludable desde pequeño tendrá más fácil el camino para mantenerse de esta manera.

Hay que cuidar también lo que comemos nosotras y sobre todo hacernos la vida sencilla, esto no significa alimentarnos de latas y comida preparada, sino buscar la manera de estar menos tiempo en la cocina sabiendo que nuestra familia está alimentándose con alimentos saludables.

¿Qué consejos agregarían ustedes? ¿Cuánto tiempo pasan en la cocina diariamente? Me encantaría leerlas.

Fotografía fotolia.com

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en alimentación. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *