Y si hoy fuera tu último día

Y si hoy fuera tu último día

Ayer se fue un alma luchadora al cielo y su partida me hace reflexionar, y si hoy fuera mi último día. ¿Con quién lo viviría, con quién lo compartiría, que música escucharía, qué me comería? ¿A quién le diría te quiero, lo siento, me encantas?

¿Por qué esperar una despedida para vivir nuestra vida? Cada día es una oportunidad y se nos olvida que lo único que tenemos garantizado es el hoy, el pasado ya se fue y el futuro llegara cuando tenga que llegar.

Vivamos hoy y aprovechemos para decirle te quiero a nuestra pareja, nuestros hijos, nuestros padres o esa amiga a la que no llamamos hace tiempo.

Dejemos de cargar rencores y vivamos hoy con el alma en paz, decir lo siente es completamente liberador.

Hay que darnos cuenta que el día de hoy es un regalo, por eso se le llama presente, y podemos sacar el mejor provecho si estamos listos para vencer nuestros miedos, para dar ese paso aunque las piernas nos tiemblen.

Cuidemos nuestro cuerpo, mantengámoslo saludable pero no nos privemos de todo lo que nos guste. Nada como el sabor de nuestro postre o platillo favorito.

La música, los libros o esas experiencias que nos hacen sentir bien tienen que tener cabida en nuestra rutina, debemos aprenderles a hacer un hueco para consentirnos.

Y si hoy fuera tu ultimo día, ¿cómo lo vivirías? ¿cambiarías tu rutina? Y porque no lo hacemos hoy cuando aún tenemos tiempo, cuando lo podemos disfrutar y hacer una diferencia esta en nuestras manos.

Podemos llenar nuestra vida de pequeños momentos que nos dejan sin aliento si nos lo proponemos y dejamos de cargar el mundo a nuestras espaldas.

A veces le damos demasiada importancia a las metas materiales que nos imponemos. Queremos mucho, busquemos un medio para llegar ahí que nos haga feliz en el proceso.

No tenemos que hacer cambios drásticos pero si poner todas nuestras fuerzas en buscar un equilibrio en nuestra vida. A vivir se ha dicho!!

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *