10 señales de que estás criando bien a tus hijos

10 señales de que estás criando bien a tus hijos

Las dudas abundan pero hay señales claras que nos dicen que nuestros hijos van por buen camino.

Ser padres nos lleva por una carrera olímpica para la cual nunca estudiamos y todo lo que leamos nunca será suficiente. La maternidad nos da la oportunidad de cambiar el mundo a través de nuestros hijos y esto conlleva una gran responsabilidad.

Las dudas están y estarán presentes siempre, desde el momento en que te enteras de su existencia hasta cuando nosotros le damos un adiós definitivo a esta vida. Siempre existirán otras alternativas para la manera en como actuamos, el haberle dicho tal cosa, el no darle tal permiso, el haber estado más o menos presentes y el número de posibilidades son inmensas.

Sin embargo cuando logramos respirar y disfrutar esta hermosa labor hay señales que nos demuestran que estamos haciendo un buen trabajo, detalles que nos muestran que nuestros hijos están rodeados del cariño suficiente pero que al mismo tiempo los estamos enseñando a reaccionar por si mismos.

Estás criando bien a tus hijos……

  1. Cuando los ves felices y los escuchar reír.
  2. Cuando sin pedirlo dan las gracias o piden las cosas por favor.
  3. Cuando van a casa de los amigos y te dicen que son niños educados.
  4. Cuando ayudan a un amigo o a los hermanos de manera espontánea.
  5. Cuando resuelven cosas por si mismos.
  6. Cuando dan muestras de cariño y respeto a las mascotas.
  7. Cuando aceptan sus errores.
  8. Cuando se hacen responsables de sus actos.
  9. Cuando logran expresar lo que sienten.
  10. Cuando defienden lo que piensan y sienten.

Y si tus hijos aún son más pequeños busca otro tipo de señales, cuando comienzan a vestirse por si mismos, cuando logran guardar sus cosas, cuando comen por si mismos, cuando siguen las reglas de casa.

La crianza no es una receta donde pongas cierta cantidad de cada ingrediente para poder obtener tal resultado, estamos trabajando con personas que tienen personalidad propia y solo estamos ayudando a guiarlos.

En este proceso debemos aprender a confiar en nuestro instinto y saber que si en cada acto ponemos amor y respeto tenemos la mitad de la batalla ganada. Creo que todos estamos haciendo lo mejor que podemos con lo que tenemos entre manos, nuestro propio crecimiento y el de un ser hermoso que no tenemos que moldear sino guiar.

Confía y acepta que a veces nos equivocamos pero verás que al final los resultados son buenos aunque el proceso este lleno de dudas.

Fotografía pixabay.com

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en crianza, reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *