Papalote, museo del niño renovado

Papalote, museo del niño renovado

El Museo Papalote es uno de mis museos favoritos para niños en la Ciudad de México, no solo por las actividades divertidas y didácticas sino por la atención de los chavos que realmente se involucran con los niños. Este fin de semana pudimos visitar el Papalote renovado y nos gustó mucho.

Nos encontramos con una nueva entrada en la que cada miembro de la familia se toma una foto y al entrar disfruta al ver su cara reflejada en la bienvenida del museo. Los niños disfrutaron mucho buscando su cara.

Bienvenidos al Papalote

Comenzamos el viaje con el cuerpo humano donde los niños aprenden del funcionamiento del cuerpo humano comenzando con los músculos, esqueleto, el sistema nervioso y el digestivo. De ahí pasamos a los 5 sentidos donde de manera didáctica distinguieron diferentes texturas, olores y muchas cosas más.

Mi cuerpo

Pasamos a la zona donde aprendieron de diferentes ecosistemas y especies en extinción, la visita al árbol Ramón no podía faltar y de ahí llegamos a un sin número de actividades diferentes y renovadas basadas en el reutilizar e imaginar. La construcción con palos de madera les encanto a los niños pero también puedes crear con cartón y hacer robots.

Construyendo con cartón

El área para manualidades es bastante considerable y los niños trabajan en diferentes secciones y con técnicas distintas. La sala de televisión es un clásico que todavía tenemos así como la visita al laboratorio y al supermercado.

Es hora de ser creativos

En la planta baja encuentras una zona que habla de cómo vivimos, la cocina, las emociones, decorar tu propia casa y la más divertida fue el viaje en el tiempo a través de la ropa. Nos vestimos con ropa de los años 50 y 80, nos tomamos fotos y después hay un dispositivo que a través del video te presenta imágenes justo de esas épocas.

Viajando en el tiempo

Crearon una zona de juegos para niños y grandes, la parte baja es ideal para los chiquitos y en la alta los grandes corren, trepan y se deslizan. No solo en esta área puedes encontrar áreas para los más pequeños, supieron utilizar los espacios y te irás encontrando zonas para niños menores de 4 años.

Lego sigue presente con una sección para construir, crear y aprender y en el exterior no debes perderte los jardines. Puedes recorrerlos y disfrutar de los columpios y actividades alrededor así como hacer una parada en las clásicas burbujas o una zona donde puedes aprender de las lombrices y las plantas.

Vienen aún sorpresas así que estén al pendiente y aprovechen para recorrer el museo con sus hijos o los jueves de adultos. No se olviden también de las películas que hacen la visita más interesante y te da un espacio para descansar mientras aprendes.

Comparto algunas fotos más de nuestra experiencia….

Jardín papalote Ayudando especies

Construyendo con madera

Construyendo con madera

Encuentra el equilibrio

Encuentra el equilibrio

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en museos, recomendaciones niños. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *