Fortalece los huesos de tus hijos con calcio

Fortalece los huesos de tus hijos con calcio

La alimentación saludable y balanceada es un tema de mucha importancia para todas las mamás porque sabemos que los primeros años de la vida y lo que consuman durante la niñez y adolescencia determinará muchas cosas. El calcio es fundamental para que nuestros hijos tengan huesos sanos.

Los huesos le dan la estructura y soporte a nuestro cuerpo y pocas veces pensamos en ellos. Son tejidos vivientes que están cambiando constantemente, regenerándose y la mayoría de estos cambios ocurren durante la niñez y la adolescencia. El impacto que tiene la falta de calcio en nuestro cuerpo es muy fuerte y lo peligroso es que podrían pasar 10 o 20 años para que nos percatemos de la deficiencia.

Lo primero que tenemos que hacer es dar el ejemplo, si queremos que nuestros hijos tengan una vida sana las palabras no son suficientes. El ejercicio debe ser parte fundamental de nuestros hábitos familiares y puede ser incluso una manera de convivir y crear recuerdos.

El consumo de calcio diario es importante y los siguientes alimentos pueden ser tus aliados: lácteos, tortilla de maíz, sardinas, almendras, amaranto, brócoli y charales. Los pequeños a veces se ponen difíciles con algunos de estos alimentos pero nosotras podemos ganarles con nuestra creatividad además no debemos olvidar que el calcio también es un nutrimento básico para los adultos.

Yo soy feliz porque mis hijos adoran la tortilla, el amaranto y el brócoli, así que tengo la mitad de la batalla ganada. Con los lácteos cubro la otra mitad porque son una muy buena fuente de calcio. Si mi pequeño no come yogur lo suplo con quesadillas y el día que no quieren un vaso de leche, los cubos de queso para el refrigerio o las paletas de mango con yogur me sacan de apuros.

La ingesta diaria de calcio es fundamental y con creatividad podemos incluir algo de cada uno de estos alimentos en las comidas principales o refrigerios. Es importante que ellos entiendan que al comer cierto alimento están fortaleciendo sus huesos, información que puede parecer extra pero que poco a poco los va ayudando a tomar mejores decisiones al elegir sus alimentos.

Somos una generación de mamás que nos gusta investigar y cuestionar pero también el exceso de información nos puede llevar a tomar decisiones no del todo adecuadas. Yo he pasado por todas las etapas y he hecho cambios drásticos en mi alimentación pero he cuidado que esos cambios nunca afecten de manera negativa la salud de mis hijos.

La mejor conclusión a la que he llegado yo es que hay que balancear los alimentos y de esta manera les daremos una mejor nutrición y los iremos enseñando a comer de todo.

Fotografía fotolia.com

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en alimentación. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *