Beber agua

Beber agua, un buen hábito para tus hijos

Los hábitos que aprendan nuestros hijos en la infancia los acompañarán el resto de sus vidas y que mejor que heredarles el buen hábito de beber agua simple. Si un niño se acostumbra desde pequeño a lo fresco que puede ser un vaso de agua será su elección favorita cuando tenga sed.

La mejor manera de heredar un hábito es con nuestro ejemplo así que si no sueles beber agua natural comienza a hacerlo hoy. El beber agua sin saborizante no tiene que ser aburrido porque puedes servirla en sus vasos favoritos o enviarla al colegio en vasos divertidos.

Los niños a los que se les inculcan hábitos saludables, aprenderán a orientar su estilo de vida hacia el bienestar y las prácticas sanas. Por ello es importante enseñar a los hijos, desde pequeños, costumbres positivas como hacer ejercicio, mantener una alimentación balanceada, beber agua y buscar un equilibrio en nuestras actividades.

La hidratación es un punto fundamental que debemos considerar como papás porque muchas veces sólo nos preocupa lo que comen nuestros hijos y olvidamos lo que beben. Justamente ahí es donde debemos centrar la atención, dado que una correcta hidratación evita que los pequeños estén distraídos, apáticos, adormilados, con dolor de cabeza y no rindan en su desempeño escolar.

Debemos tomar en cuenta la edad de nuestros hijos, su peso y las actividades físicas que realizan para determinar el agua que deben tomar diariamente. Otro factor que olvidamos es el clima, en época de calor hay que aumentar la cantidad de agua y en invierno no olvidar que nos deshidratamos aunque el sol no este presente.

Aprovecha las edades tempranas para que te imiten y sea para ellos una actividad habitual el elegir un vaso con agua natural para saciar la sed. Sin embargo si tus hijos ya crecieron y no lo hiciste de pequeños recuerda que nunca es tarde para regalarles a tus hijos un buen hábito.

Habla con ellos y explícales la importancia de estar hidratados y de elegir agua sin saborizante para hacerlo. Sé creativa en la manera de ofrecérselos, algunos niños no soportan el agua al tiempo y la prefieren fría, comienza con algunos vasos al día y ve aumentando la cantidad.

No hagas del consumo del agua una batalla familiar pero si intenta con el ejemplo y paciencia compartir este buen hábito con tus hijos.

Fotografía flickr.com

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en alimentación, salud. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *