WhatsApp Ventajas y Desventajas

¿Es WhatsApp una manera de relacionarnos o alejarnos?

La tecnología y los teléfonos inteligentes han cambiado muchas cosas y una es la manera de comunicarnos y relacionarnos entre personas. Hoy en día hay aplicaciones que echaría en falta si no las tuviera y una de ellas es el WhatsApp.

Me encanta la posibilidad de comunicar y localizar a cualquier persona en cualquier momento sin embargo creo que muchas veces caemos en la adicción y pareciera que lo que sucede en el teléfono es más importante que la vida que estamos viviendo.

¿Cuántas veces nos hemos perdido un momento especial por estar al pendiente del chisme de algún grupo de WhatsApp o por el mensaje que alguien te esta mandando? ¿Cuántas veces no has tenido que hacerte el firme propósito de guardar el celular mientras cenas con tus amigas, comes con tus hijos o disfrutas un momento romántico con tu marido?

Por otro lado nada como la maravilla de crear un grupo con tu familia que vive regada por el mundo y mantenerte cerca en el día a día de cada uno de los miembros. Nada como la delicia de desahogarte con las amigas de un día infernal cuando terminas el día y lo único que quisieras es salir de copas pero no tienes con quien dejar a los niños.

La tecnología nos une en muchos sentidos pero también hace más frías las relaciones. Hemos olvidado la cortesía y lo lindo que es recibir una llamada de feliz cumpleaños porque nos sentimos cómodos mandando un mensaje. Es más sencillo cancelar por mensaje cuando no quieres ir a algún lugar que darte el tiempo para llamar y decir no puedo.

Los grupos creados entre mamás pueden ser muy útiles o mortales cuando se utilizan para herir a otras. En las escuelas el chat puede salvarte y enterarte de la tarea que tiene tu hijo pero también es una herramienta para hacerlo irresponsable porque sabe que mamá tiene un grupo en el que le pasan la tarea o cualquier cosa que a ellos les falte.

En lo personal creo que es válido utilizar la tecnología para mejorar nuestra calidad de vida, lo preocupante es cuando nos volvemos adictos a ella y pesa más la vida virtual que la vida real.

Yo confieso sentirme desvalida sin mi Whatsapp y me encanta poder acercarme a mis amigos, a mi familia e incluso a personas con las que trabajo sin ser invasiva porque la idea del mensaje es que ahí esta y cada quien decidirá cuando leerlo.

Los momentos que vivimos día a día se van volando y los mensajes pueden esperar en nuestro teléfono y no se borran. Tenemos que poner límites para permitirnos disfrutar el momento y dejar que la vida virtual fluya sin que sea más importante que nuestra propia vida.

Fotografía vía fotolia.com

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en tecnología. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *