Crisis ocupacional o Crisis de los 40

Crisis ocupacional o crisis de los 40

Este espacio lleva un tiempo conmigo y ha ido evolucionando, en un principio lo utilizaba como mi lugar para hacer catarsis, un lugar para gritar lo que sentía y me hacía explotar. Después comencé a cuidar cada uno de los temas de los que escribo sin embargo hoy necesito expresar lo que siento sino voy a explotar. ¿Tengo crisis ocupacional o simplemente la famosa crisis de los 40?

Estoy por cumplir 42 años en unos días y si soy sincera conmigo misma estos dos últimos años han sido complicados. Cumplí los 40 años con mucha ilusión y felicidad pero en el transcurso de los meses esa sensación se fue desinflando sin darme cuenta.

Siguiendo con el ejercicio de honestidad debo confesar que nada extraordinario ha pasado en mi vida, por el contrario tengo todo para ser feliz pero adivinen que, de cuándo en cuando me da por desinflarme y hay algo que me esta faltando.

Este año quería que fuera especialmente productivo, laboralmente hablando y ahora me encuentro molesta porque se me fue enero en un abrir y cerrar de ojos, con el pretexto de retomar la rutina. La influenza me ha robado una semana de febrero y el reloj sigue haciendo tic tac y yo no consigo definir los cambios tan esperados en mi.

¿Me estaré convirtiendo en bipolar? ¿Les ha sucedido a ustedes? Un día soy una campana de felicidad y tengo todas las ganas de seguir adelante escribiendo y desarrollando mi carrera por estos rumbos y el otro quiero esconderme en mi casa y no saber nada de mi blog ni las redes sociales.

Hoy me encuentro otra vez con ganas de cambiar el rumbo, laboralmente hablando, y no es que me falte valor para hacerlo sino definición. Quiero hacer algo más pero no he encontrado la idea de los 100,000 dólares por la que deba dejar la piel en el proceso.

El tiempo pasa y sé que quiero hacer algo más de mi vida, la maternidad llena y satisface gran parte de mi existencia pero mi mente y mis manos quieren algo más, quieren acción de otro tipo y me encuentro indecisa.

Hablamos mucho de la crisis de los adolescentes, crisis que en unos años alcanzará a mis hijos y yo quisiera haber resuelto mi propio madeja de confusiones antes de estar lista para acompañarlos.

Quiero un cambio pero no sé que rumbo tomar y solo me queda estar tranquila en esta continua búsqueda.

Fotografía fotolia.com

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en diarios cotidianos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *