Nunca cambies

Nunca cambies por más que te lo pida

Mi querido hijo/a hoy quiero decirte que nunca cambies, que no pierdas tu esencia por más que a veces mamá y papá te pidamos que controles esas grandes emociones que vas descubriendo cada día.

Las emociones son lo que son y no tienen porque llevar la etiqueta de buenas o malas, simplemente las sentimos y no debemos juzgarnos por hacerlo. Todos podemos sentir alegría, tristeza, furia, miedo, disgusto y un sin fin más de emociones. Lo que nos hace diferentes es lo que hacemos con eso que sentimos y es ahí donde las cosas se convierten en malas o en buenas.

Quizá ahora no lo entiendas pero somos parte de una sociedad en la que existen reglas para que podamos convivir juntos en armonía. No comparto todas esas reglas y llegará el momento que tu las juzgues por ti mismo pero esos estándares de conducta nos invitan a respetar al otro y a controlar nuestras emociones en el proceso. Sin embargo nunca debes perder tu esencia al hacerlo.

Puede que escuches muchas veces a mamá y papá decirte que por favor no grites en ese momento o en ese lugar, que dejes de saltar en ciertos lugares o no corras alrededor de las mesas. En todas estas situaciones solo te pedimos que respetes el espacio en el que estamos porque es un lugar que compartimos con otros.

Escucha bien, esto es importante, estamos tratando de guiarte pero no de cambiarte aunque a veces parezca todo lo contrario. Conserva esa energía y alegría por la vida, quizá no puedas entrar gritando y corriendo a todos los lugares pero eso no significa que debas cambiar esa parte de tu personalidad.

Sigue buscando lo que quieres hasta obtenerlo, el enojarte y tirarte al piso quizá no sé la mejor manera de lograr tu objetivo.  Con el tiempo aprenderás a canalizar ese enojo en una fuerza que te empuje a lograr lo que tu quieres.

Elige las razones por las que vale la pena llorar, hacerlo no tiene nada de malo y es una manera de expresarte solo recuerda no dedicarle demasiada energía a ese proceso porque puedes estar perdiendo de vista la solución mientras las lágrimas caen sin cesar por esos ojos.

La tristeza que sientas hoy por un juguete perdido te ayudará a entender cuando alguien más se sienta de la misma manera.  Y cuando mamá te pide que intentes pintar una sonrisa en tu cara significa que es  momento de aprender la lección de lo que sucedió y seguir adelante por más que tu corazón aún se sienta azul.

Así que por más confuso que parezca el mensaje que intentamos darte es solamente con la intención de guiarte, nunca de cambiar tu esencia. Nunca cambies ni permitas que nadie te pida hacerlo.

Fotografía gracias a flickr.com

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en crianza. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *