Primero eres tú

Primero eres tú

Es fácil perdernos en el ir y venir de la vida, en todas las responsabilidades reales y adquiridas. Es muy sencillo querer dar todo y quedarnos sin nada en este torrente de actividades en las que la maternidad puede arrastrarnos.

Detente, primero eres tú y necesitas cuidarte. Es hermoso entregarnos a los demás, dar vida y cuidar de nuestros hijos, pareja, familia, amigas pero antes de hacerlo tenemos que cuidarnos a nosotras mismas porque nadie puede dar lo que no tiene.

Escucha tu cuerpo y esas señales que te está mandando. Escucha tu voz interna y confía en tu intuición. Eres bella hoy tal como eres pero necesitas cuidarte, respetarte y quererte. Agradece la fuerza para levantarte cada día y disfrutar la vida pero no olvides al menos darte unos minutos de tiempo para ti diarios.

Abraza y celebra toda tu femineidad y no permitas que nadie la cuestione, hazlo por ti. Escucha tus dudas y miedos pero no permitas que te detengan. Si te encuentras ante una disyuntiva escucha tu corazón, permítete por unos instantes tener miedo pero después avanza.

Date la oportunidad de estar cansada y disfrutar del ocio, ahí también puedes encontrar fuente de inspiración. Tienes derecho también a sentirte mal y si a veces hasta las mamás nos enfermamos. En lugar de luchar contra los síntomas date a la tarea de descubrir que te quiere decir tu cuerpo, qué decisión tomaste o que te está haciendo sufrir de tal manera que tu cuerpo necesita que descanses.

Vive la vida al máximo, viniste a este mundo para ser feliz y disfrutar cada día. Abraza tu ser de mujer y cuídate para después entregarte plenamente.

Foto de flickr.com

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en mujeres. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *