Maternidad Presencial

Maternidad Presencial

La maternidad nos lleva por muchos caminos y a veces nuestras responsabilidades diarias pesan y hacen que nuestra maternidad en lugar de ser plena se convierta en lo que yo llamo maternidad presencial.

Este tipo de maternidad no es la mejor pero creo que todas la hemos vivido alguna vez ya sea por exceso de trabajo o por falta de ganas. Y por mamá presencial defino a ese ser que se levanta por la mañana y despierta con todo su cariño a sus hijos, los abraza, les desea un buen día y en cuanto tiene oportunidad se pone en el modo autómata.

A partir de ese momento contesta las conversaciones pero ya no se involucra porque esta pensando en la cantidad indeterminada de pendientes que tiene para ese día. Prepara el desayuno, contesta las dudas de sus hijos mientras trata de resolver el menú de comida para ese día o contesta mentalmente el correo que dejo pendiente la noche anterior.

Despide a sus hijos con un gran beso pero con cierto alivio porque ahora si va a poder trabajar. Las horas se pasan demasiado rápido y llega la hora de ir por los niños al colegio cuando ella quisiera seguir trabajando o resolviendo pendientes. En el camino sigue pensando en el trabajo pero la cercanía de sus hijos la hacen sonreír.

Salen los niños ávidos de hablar con mamá y de contarle todos los detalles y ella quiere escucharlos así que logra sacar de su mente el trabajo y los compromisos y su atención se las da a sus hijos, al menos por unos minutos.

La comida la disfruta pero en su cabeza ya están los próximos pendientes y desea la hora en que llegue el momento de la tarea para sacar su computadora y avanzar mientras los niños hacen la tarea. Lleva a los niños a sus clases extras como una autómata, escuchando a sus hijos sin realmente oírlos y contestándoles sin realmente poner atención.

Los anima a disfrutar su clase y en el momento que los niños comienzan las actividades ella toma su computadora o pendiente en turno. La noche llega y se despide con un gran abrazo de sus hijos, se logra desconectar por unos minutos para ver sus caras, escucharlos realmente y despedirse.

Llega el final del día con la sensación de que no estuvo en ningún lado. Estuvo presente en la vida de sus hijos pero sin realmente estarlo, su corazón estaba en alguna otra parte. ¿Les ha pasado a ustedes? ¿Qué tan frecuentemente se convierten en mamás presenciales?

Foto sean dreilinger/flickr.com

Share to Google Plus
Más galerías | 2 comentarios
Esta entrada fue publicada en mamás. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Maternidad Presencial

  1. Armando dijo:

    Una entrada muy interesante!!

    Me la llevo para el repaso semanal de blogs de Bebés y más.
    Un saludo,

    Armando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *