Check up

El chequeo anual

Solemos dejar siempre el tema de nuestra salud como última prioridad y creo que es importante que cambiemos esta premisa. Nuestro cuerpo va cambiando con la edad y no se vale que nuestros únicos chequeos a conciencia sean cuando estamos embarazadas.

¿Se han realizado algún chequeo anual? Y no hablo de la visita al ginecólogo, no, estoy hablando de una revisión general. Este año yo me di cuenta que la última vez que me la había hecho fue con mi último embarazo.

Sin embargo veía como mi marido se hacía sus chequeos periódicos y ni hablar de las visitas frecuentes al pediatra, dentista, ortopedista y demás especialistas de los niños. Al verme cuarentona por primera vez decidí cuidarme un poco más y hacerme unos análisis.

Gracias a estos análisis descubrí que tenía una anemia crónica de niveles preocupantes y cuando termine visitando varios especialistas, cada uno me hacía la misma pregunta: ¿cómo andas parada? Y la respuesta era simple: Soy mamá y no me puedo dar el lujo de estar en una cama.

La realidad es que tenía meses sintiéndome demasiado cansada, mi memoria cada vez era peor pero yo lo atribuía todo a mi manía de querer ser “súper mujer”. ¿Por qué tenemos que sentirnos mal y no escuchar a nuestro cuerpo y sin embargo corremos al pediatra al primer síntoma de nuestros hijos?

Necesitamos querernos y cuidarnos más, no les digo que nos convirtamos en esclavas de cualquier síntoma pero sí que aprendamos a leer las señales tan claras que nos envía nuestro cuerpo. Nadie puede dar lo que no tiene y debemos estar bien para poder cuidar de nosotras mismas y de nuestra familia.

Un chequeo anual puede ser un gasto extra en nuestro presupuesto pero vale la pena tenerlo a lamentarnos después. Consume tiempo pero no demasiado y así como hacemos hueco en nuestra agenda para llevar a nuestros hijos y acompañar al marido, hay que hacer nuestra cita anual para revisarnos.

La salud la damos por sentada hasta que nos falta y es importante cuidarnos por nosotras mismas y por los pequeños que dependen de nosotras. Llevemos un estilo de vida saludable y no olvidemos asistir al médico cuando sea necesario.

Cuídate, quiérete y respétate, tus hijos aprenderán de tu ejemplo. Y ahora siendo honestas, ¿Cuándo fue la última vez que le hicieron caso a las señales de su cuerpo? Me encantaría leerlas.

Foto de © michaeljung –fotolia

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en mujeres, salud. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *