Niños enfermos

Virus Manos, Pies y Boca

Los niños van creciendo entre distintas enfermedades y justo la semana pasada nos topamos con el virus manos, pies y boca. Había escuchado de él porque en el colegio lo habían mencionado anteriormente pero no conocía ningún pequeño que lo tuviera.

El lunes, de la semana pasada, mi pequeño regreso del partido de futbol llorando de dolor de cabeza. Como no había querido comer mi explicación fue muy lógica: ejercicio sin comer igual a dolor de cabeza. A la hora de la cena tampoco tuvo mucho apetito.

Una hora después el pobre se despertó llorando del dolor de cabeza y ya tenía fiebre. Lo lleve a mi cama y estuve con él toda la noche. La paso inquieto y con fiebre pero al día siguiente parecía que no tuviera nada. Se quedó en casa para vigilarlo y la sorpresa llego en la noche cuando nos dimos cuenta que tenía pequeños puntos rojos, como ampollas, en los pies.Virus Manos Pies y Boca Virus Manos Pies y Boca

Ante la duda y el posible contagio, aunque parecía no tener algún otro síntoma, lo dejamos en casa y ya para la tarde tenía esos mismos puntitos rojos en la boca y en las manos. Al pediatra solo basto la descripción para confirmarme que tenía el virus manos, pies y boca.

Después de la visita al pediatra me enteré un poco más de este virus y quiero compartirlo con ustedes para que no las tome desprevenidas.

Al parecer es un virus que ataca generalmente a los niños menores de 10 años y es bastante contagioso en la primera semana en la que aparecen los síntomas.  Los síntomas suelen ser fiebre, dolor de cabeza, pérdida de apetito y después aparecen los puntitos rojos o ampollas pequeñas en las manos, pies y boca. El nombre oficial del virus es Coxsackie A16.

A mi pequeño le dio muy leve porque he escuchado a otros niños que las ampollas o úlceras en la boca no los dejan comer.  Es importante mantenerlos en casa para evitar el contagio de otros pequeños y para que ellos mismos no se contagien de algo más al tener el sistema inmunológico vulnerable.

Al ser un virus no hay mucho que hacer, solo ayudarlos a que estén lo más cómodos y entretenidos posibles. Por lo general requieren una semana de cuidados y consentimientos en casa. El periodo de incubación suele ser de 3 a 5 días.

Así que la semana pasada tuve de compañía a mi pequeño, desesperado por salir de casa, muy consentido y yo contando los días para enterarme si la hermana estaba o no contagiada. Al parecer la pequeña se ha librado está vez.

Y a sus pequeños, ¿ya les toco este virus? ¿Cuál fue su experiencia? Recuerden acudir al doctor ante cualquier duda porque aunque creamos saber que tienen el virus, es muy importante que el pediatra les dé seguimiento adecuado.

La fuente de la información que les comparto fue la visita con nuestro pediatra y la página MedlinePlus.

Foto de © Kletr – Fotolia.com

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en niños, salud. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *