Paseos matutino en vacaciones

Paseo mañanero en vacaciones

La visita a los abuelos a estado llena de consentimientos, mucho amor y actividades divertidas. Una de las actividades favoritas son los paseos mañaneros con la abuela.

Los pequeños se despiertan y lo primero que hacen es irse a la habitación de los abuelos. Se consienten un rato en su presencia y después bajan a desayunar algo preparado por la abuela.

A veces, incluso antes de bajar a desayunar se organizan los paseos mañaneros. Un paseo en el campo para regresar con hambre o un paseo en la ciudad con los perros.

Ayer, como cada domingo por la mañana, una de las calles principales de San Luis estaba cerrada para los peatones. Aprovechamos la oportunidad y salimos a pasear con los 4 perritas que tiene los abuelos y todos disfrutamos del paseo.

Los niños se sentían libres por la calle y muy importantes al tener la responsabilidad de un perro cada uno. Se reían, corrían y yo disfrutaba de poder compartir estos momentos con mi mamá y mis hijos. Sol, aire libre, caminatas y la plática de la abuela. ¡Qué más podemos pedir!

Me gusta formar parte de estos paseos de una manera activa aunque hay momentos en que me alejo unos pasos para jugar el papel de la espectadora y observarlos. Verlos tomados de la mano me encanta y escuchar las pláticas de complicidad entre la abuela y mis hijos no tiene comparación.

Estas mañanas hacen que me remonte a las visitas que les hacíamos a nuestros abuelos en Morelia. Cada mañana nos encantaba acompañar a la abuela Lupe a comprar el pan para el desayuno.  Mañanas frías en las que buscábamos la mano de la abuela mientras dábamos un paseo antes de llegar a la panadería.

Después regresábamos a comer un delicioso desayuno preparado por la abuela y a ayudarla a alimentar los pájaros que solía tener en el pasillo principal de la casa. Caminatas y momentos que siempre recordaré.

En mi experiencia, estos paseos con los abuelos sin tiempo y con el simple objetivo de pasarla bien son vitamina para el alma y recuerdos de por vida.  ¿Les gustan a ustedes los paseos mañaneros o los prefieren a otra hora del día? ¿Recuerdan los paseos con sus abuelos o con alguien especial? ¿Cómo los viven ahora sus hijos?

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en familia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *