Hidratación de los niños en la escuela

La hidratación en la escuela

La hidratación de los niños es importante en todo momento y puede ser la clave para que tu hijo mejore su concentración en la escuela.

Una pérdida de 2% en los fluidos del cuerpo reduce hasta el 20% el rendimiento físico y mental. Así de importante es la hidratación de nuestros hijos en la escuela.

La realidad es que muchas veces los niños olvidan tomar agua por estar centrados en otras actividades y cuando quieren saciar la sed lo que tienen a la mano son bebidas azucaradas que realmente no los hidrataran.

El 70% de nuestro cuerpo es agua y hay estudios que muestran que los niños hidratados adecuadamente rinden más en la escuela y tienen mejor concentración. El agua es la encargada de transportar sustancias a través de nuestro cuerpo y es un componente principal de la sangre.

Un niño hidratado es igual a un niño concentrado. Según van pasando las horas los niños comienzan a aletargarse o sentirse cansados, ese cansancio a veces es confundido con agua cuando muchas veces puede ser sed.

Los niños deben comenzar el día con un buen desayuno, llevar un refrigerio nutritivo a la escuela e hidratarse con agua para poder rendir. Así que les tengo una mala noticia, esos jugos tan divertidos y prácticos para mandar a la escuela los debemos dejar a un lado.

Los jugos suelen contener mucha azúcar, algunos nutrientes adicionados de manera artificial y realmente sirven poco para hidratar. Los niños deben adquirir el hábito de tomar agua simple y natural desde que son pequeños.

Un jugo o un refresco no sustituyen al agua para quitar la sed y menos para hidratar. Cambiar los hábitos cuestan trabajo pero hablemos con los niños y expliquémosles la razón por la que es saludable tomar agua.

Seamos flexibles y hagamos excepciones pero asegúrense de que el 90% de las veces lleven agua simple en su vaso favorito al colegio. Un día, cada 15 días, manden ese jugo favorito pero asegúrense que no sea el día que tienen educación física o actividades al aire libre.

Si se llegan a aburrir pueden intentar mandarles té frío. En cas les gusta mucho el té verde o incluso un agua de jamaica o limón con poco endulzante. Pueden endulzar  de manera natural el agua con miel de agave o azúcar mascabado.

El cuerpo de los niños está trabajando todo el tiempo y cuando realizan una actividad física no solo necesitan hidratar al cerebro sino a su cuerpo en general. Cuando el clima comienza a ser más cálido también necesitan más cantidades de agua.

Regalen a sus hijos el hábito de tomar agua y mantenerse hidratados. Aunque existan bebederos en la escuela asegúrense de mandar un fresco vaso de agua simple para que lo tengan siempre a la mano. Espero que les haya resultado de utilidad esta información y que me cuenten su experiencia con sus pequeños.

Fotografía flickr.com

Share to Google Plus
Más galerías | 2 comentarios
Esta entrada fue publicada en alimentación, Consejos prácticos, escuela, salud. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La hidratación en la escuela

  1. En la escuelita de Angel hay bebederos aún así y conociendo a mi peque tenemos considerado siempre enviar su termo de agua simple o como tu sugieres de jamaica (acá la tomamos casi siempre sin azucar) o de limón y la miss de EF nos ha pedido que cuando le toque clase con ella le mandemos mas agua pues realizan muchas actividades

  2. Sofia se lleva su botellon de agua y en casa toma por iniciativa propia.

    Con Maia es más complicado y hay que perseguirla, pero estamos bien encaminadas!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *