Niño triste

¿Por qué existe la maldad mamá?

En el mundo existe el bien y el mal, tan real como la luz del día y los niños van creciendo y poco a poco se van enterando su existencia. Hay personas malas y creo que es muy importante que seamos sus padres quienes les enseñemos a cuidarse y a reaccionar.

Hace unos días tuvimos una experiencia que me obligo a hablar de manera muy clara sobre la maldad con mis hijos, fue duro pero necesario y aunque siempre les he dicho que vamos a estar rodeados de gente buena es necesario que sepan que existe para que se puedan cuidar.

Estábamos en nuestra última cena de las vacaciones y mientras esperábamos nuestra mesa pude ver como un matrimonio de abuelos veía con ternura a nuestros hijos. Comenzamos a hablar con ellos, se veía una pareja afable y terminamos hablando mientras esperábamos la mesa.

El señor nos contaba con tristeza que nunca había podido convivir con sus nietos, su hija había muerto y no le dejaban ver a sus nietos. Mientras escuchábamos la triste historia, los abuelos platicaban también con nuestros hijos.

Al despedirse quiso darles dinero a los niños para que se compraran un juguete. Al parecer nos explicaron que es algo que hacían cuando podían y los papás lo permitían para hacer felices a niños aunque no fueran sus nietos.

Algo en mi me hizo brincar en el instante porque siempre les hemos dicho que no pueden aceptar nada de extraños. Terminamos la conversación de manera muy emotiva con los señores y en cuanto se fueron comenzó una conversación sería con los pequeños.

Hasta ahora no habían tenido la experiencia de que un extraño les ofreciera algo y tuvimos que reforzar las razones por las que no se acepta nada de un desconocido. Les comentamos que aunque parecieran buenos podrían tener otras intenciones y que nunca deberían aceptar nada de alguien que no conozcan y debían contarnos inmediatamente lo que estaba pasando.

Hablamos de la existencia de gente mala y reforzamos el que ellos estarían con gente buena pero que tenían que saber cómo reaccionar si algún día llegaban a tener una experiencia que los pusiera en peligro. Los dos niños escuchaban con cuidado y nos daban ejemplos de que podría pasarles y que deberían de hacer.

Terminamos la conversación y unos minutos después mi hijo comenzó a llorar desconsoladamente. Nuestro primer pensamiento fue que tenía mucha hambre pero el llanto no era de hambre y lo estreche muy fuerte entre mis brazos y comencé a preguntarle si había visto o escuchado algo que lo hiciera sentir mal.

Mamá fue algo que escuche, me dijo entre lágrimas. ¿Qué fue eso que escuchaste hijo?,  y él llorando fuertemente me dijo: Mamá existe gente mala y me da miedo que alguien pudiera robarme. El corazón se me fue haciendo pequeño y una vez que lo tranquilice con muchos abrazos volvimos a hablar con los dos pero sobre todo dirigiendo la conversación hacia él.

Me partió el corazón que mi hijo estuviera atemorizado por nuestra platica. Fue una plática con ejemplos simples y no descriptivos de la maldad que realmente puede existir en el mundo, sin embargo el con su sensibilidad se asustó mucho.

Volvimos a recalcar que puede estar tranquilo, que nada le va a pasar pero que es importante saber que debe hacer si alguna vez se topara con alguien malo en su vida. Duele quitarles un trozo de inocencia al tener este tipo de pláticas pero creo que necesitan tener armas para defenderse.

Y ustedes, ¿han comentado este punto con sus hijos? ¿Cómo reaccionaron?

Fotografía de © Daria Miroshnikova – Fotolia.com

Share to Google Plus
Más galerías | 2 comentarios
Esta entrada fue publicada en crianza, niños, reflexiones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Por qué existe la maldad mamá?

  1. Claudia Torres dijo:

    Cual seria la mejor edad para decirles que existe la maldad?? mi hijo tienen 3 años 7 meses

    • Yo creo que las circunstancias ayudan a decidir el cuando. En mi opinión los niños deben saber que deben cuidarse de personas extrañas desde pequeños sin embargo el qué tanta información les vamos dando depende mucho de la manera de ser de nuestros hijos y las circunstancias que estén viviendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *