Celebrando la maternidad

La mejor celebración del Día de la Madre

El día de la madre hay que celebrarse en familia sin muchas pretensiones y de manera sencilla. Mi mejor manera de celebrarlo es con un desayuno en la cama y el día entero con mis pequeños y mi esposo.

Según la edad de mis hijos han cambiado mis deseos para este gran día. De más pequeños soñaba con un día de sueño para mi sola, un día en el que pudiera hacer lo que yo quisiera sin que nadie me interrumpiera.

Después comencé a desear un día completo en el spa para consentirme y ahora solo quiero estar con mis hijos y mi esposo. La distancia no permite estar ese día con mi mamá y aunque la extraño y me gustaría estar con ella, creo que así es mejor. Cuando las dos abuelas están presentes el tema de la celebración se puede convertir en discusión familiar: ¿tu mamá o la mía?

Mi día de la madre es solo mío, con mis hijos y mi esposo. Con los niños en el colegio he aprendió a disfrutar las celebraciones que nos preparan también ahí. Hoy en especial quiero platicarles de la primera celebración del día de la madre en el cole de la pequeña y la que más me ha gustado.

Nos citaron un sábado con ropa cómoda y acompañados de nuestra hija o hijo. Mi pequeña tenía como tres años. Al llegar comenzamos una serie de actividades que íbamos realizando juntas. En una la pequeña hacía una pulsera para mí, en otra lográbamos una hazaña y por último preparábamos juntas plátanos con chocolate para disfrutarlos.

Al final del evento nos invitaron a sentarnos en el piso con nuestro hijo en las piernas. Así con nuestros hijos abrazados nos pidieron que comenzáramos a recordar cuando estábamos embarazadas. Esa dulce espera y pusieron de fondo la canción “Yo te esperaba” de Alejandra Guzmán.

Comenzaron a llevarnos al momento del embarazo, a sentir una vez más a ese bebé moviéndose dentro de nuestro vientre. Volvía a sentir la ilusión de esa espera y ha maravillarme por el ser maravilloso que tenía delante de mí, entre mis brazos.

Debo confesar que mientras escribo vuelvo a derramar unas lágrimas imaginando ese momento y reviviendo la maravilla que es ser madre. Este ha sido uno de mis recuerdos más fuertes, más dulces y memorables de las celebraciones del día de las madres. ¿Recuerdan ustedes alguno en especial?

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en mamás, tradiciones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *