Temp

¡Mamá, nos casamos!

El viernes pasado al recoger a mi hijos del colegio y a dos amigos que con los que hacemos ronda, recibí la siguiente noticia antes del clásico saludo: ¡Mamá, hoy nos hemos casado! Mi hija y su amigo salieron muy contentos de su gran hazaña y no pude menos que decirles felicidades ante tal evento.

Mientras seguíamos esperando a mi pequeño y la otra nena podía sentir la mirada de ternura de otras mamás ante los acontecimientos de mi hija. Ambos estaban muy contentos y me contaban como había sucedido todo; traían incluso su acta de nacimiento y anillos.

Camino a casa no podía dejar de pensar con ternura en la inocencia de una niña y un niño de 7 años intentando jugar a los adultos. Son dos niños que llevan una amistad muy cercana desde hace 2 años, el idioma inglés fue lo que los unió en un principio y ahora son grandes amigos que les encanta pasar el tiempo juntos y jugar.

Unos meses atrás comenzaron con el juego de ser novios, se mandan de vez en cuando, notas que no son más que un dibujo y cuando van de viaje les gusta comprar un detalle para su gran amiga o amigo. Sin embargo cuando los escuchas hablar o jugar en el día a día, simplemente son dos niños pasándola genial.

El pequeño le contaba a su madre que ya eran novios pero quería mantenerlo como secreto. Mi hija no decía mucho al principio y después lo contaba abiertamente en casa. Me encanta observarlos jugar de cerca y ver que la situación de novios queda olvidada en cuanto tienen un plan de juegos entre manos.

En el juego continuo y en las pláticas diarias hablan de dinosaurios, plantas, hadas, super héroes, hechizos y cualquier tema que se les ocurre y solo en esas notas regresan al tema de los novios. En una de esas notas mi hija le recordó su promesa de casarse cuando sean grandes.

Mi pequeña tiene claro que el matrimonio y los novios de verdad es cosa de grandes y a mi me da mucha ternura esa gran amistad y ese gran cariño que se tienen. Esa imagen que tienen del matrimonio y esas ganas de ver reflejada su amistad en algo parecido a lo que ven en casa.

Quizá este un poco loca y se que debo cuidar muy de cerca que esos juegos de niños sigan siendo solo eso, pero al ver esa amistad tan pura y esa promesa de amor de grandes, creo que al menos estamos dando una imagen sana de lo que significa el matrimonio.

El año pasado justo les contaba con un poco de angustia lo serio que se había tomado mi pequeña un novio pero ahora lo veo con otros ojos. Seguiremos reforzando en casa que aún son unos niños, pero ahora quiero saborear la ternura y la gran amistad entre mi hija y su amigo.

¿Sus pequeños los han sorprendido con una noticia similar? ¿Cómo se sintieron? ¿Cómo reaccionaron? Me encantaría leerlos.

Share to Google Plus
Más galerías | 4 comentarios
Esta entrada fue publicada en crianza, jugar, niños. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¡Mamá, nos casamos!

  1. alexis harris dijo:

    Que lindo como lo ves.. yo tb lo veia asi de niña algo muy bonito.. pero ahora con mi hija de 3 años me cu stiono muchas cosas. Sobre preguntas de las diferncias entre hombre y mujer. Y sobre dar besos en la boca y ser muy cariñosa con personas mayores q no tiene suficiente confianza.
    Yo le explico sobre el espacio personal y e respeto. Pero ojala si tiene una amistad tan linda y yo pueda tener la actitud como tu.
    Beso y abrazo.
    Gracias por compartir

  2. maria fernanda dijo:

    estoy desacuerdo contigo porque me parece que ni de juego hay que dejar que los niños digan que son novios se casaron porque luegocuando sean mayores van a recordar lo que tu les dijiste cuando sean pequeños y te van a contradecir. todo es a su tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *