Abuelos

¿Quiénes son los abuelos?

Los abuelos son esos seres con experiencia en la vida y tiempo para consentir a sus nietos. Son esos seres listos para un abrazo, travesura o tarde de juegos.

Los abuelos son los seres que más entienden de la importancia de los juegos, un pastel a deshoras y cariño todo el tiempo.

Los abuelos son para consentir y están listos a dar ese amor tan grande que tienen porque ya no se sienten esa responsabilidad tan grande de educar a esos pequeños seres.

Los abuelos están hechos para dar amor y enseñar a través de su ejemplo, sus historias, su vida. En cada abrazo y en cada plática hay una lección de vida si nos damos el tiempo de escucharla con calma y atención.

A veces ese gran amor de los abuelos por sus nietos puede ocasionar sentimientos encontrados en los padres porque cuando ellos lo eran, solían ser pasivos o ausentes. Dejen de lado esas emociones y váyanlas trabajando poco a poco. Mientras tanto permitan que llegue ese amor que sus padres quieren compartir con sus hijos.

No puedo imaginar mi niñez sin el amor de mis abuelos y ahora me siento bendecida al ver a mis hijos disfrutando al máximo de los suyos.

Para mi la definición de abuelo es: consentimiento, mucho amor, pocas reglas y mucha diversión.

Cuando la convivencia con los abuelos es diaria, hay ciertas cosas importantes para mamá y papá que de no cumplirse pueden causar fricciones. Hablen con los abuelos para que entiendan el por qué es importante que se hagan esas cosas y la relación con los nietos fluya con normalidad.

Si las visitas son espaciadas, relájense papás y dejen disfrutar a niños y abuelos. Unos días sin ciertas reglas, mientras los niños estén seguros y saludables, no le hacen daño a nadie. Unos días con chocolate extra no afectan.

Permitan a sus pequeños disfrutar al máximo a sus abuelos y si hay algo que sanar entre ustedes y sus padres quizá sea el mejor momento y el mejor pretexto: La felicidad de los nietos.

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en crianza, reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *