Hanukkah y Posadas

Hanukkah y Posadas

Las tradiciones son lo que enriquecen a la gente, hay tradiciones religiosas, populares y otras que conocemos de cierta manera aunque no sean nuestras. El practicar nuestras tradiciones y compartirlas con nuestros hijos hacen que esas tradiciones sigan viviendo a través de los años.

Hay algo que me encanta acerca de nuestro mundo globalizado: la suerte de compartir, aprender y respetar las tradiciones de los demás. La escuela de mis hijos es laica y se caracteriza por tener muchos extranjeros así que gracias a nuestros pequeños este fin de semana que acaba de pasar vivimos una experiencia inolvidable con nuestros hijos.

En una comida que organizamos para la generación de preprimaria celebramos de manera conjunta una Posada y Hanukka. La mayoría de la fiesta sabíamos de la existencia de esta celebración judía pero no sabíamos en qué consistía.

Después de unos ricos tacos y niños corriendo en un amplio jardín, llego el gran momento. Reunimos a todos los niños y comenzó en medio del jardín la explicación de la festividad de Hanukka. Niños y adultos poníamos atención para aprender y comenzar a sentir la piel chinita cuando cada niño iba encendiendo una vela.

Las luces estaban encendidas en el centro y era momento de comenzar a pedir posada. Cada niño se formó y con la luz de las velas de Hanukka encendieron las velas para pedir posada. Los niños sostenían su vela, nos dividimos entre los de adentro y afuera y pedimos posada.

Seguimos con las piñatas, los niños ilusionados y todos disfrutando el delicioso pan típico de Hanukka. El valor de este momento para cada familia fue inmejorable, ahí estábamos, muchas familias con creencias distintas, tomándonos un tiempo para compartir, aprender y respetar las creencias de los otros.

Si el mundo tuviera más de estos momentos creo que estaríamos en otro sitio y la paz sería algo común. ¿Será que podemos abrir nuestra mente para aprender, aceptar y respetar a los otros tal y como son? ¿Será que aprenderemos a convivir en un mismo espacio aunque nuestras mentalidades sean distintas?

Momentos como este me hacen pensar que si, que si estos niños crecen con el corazón y mente abiertas, podrán crear un lugar mejor.

Y ahora quiero compartir un poco del significado de ambas tradiciones, no soy una experta y no intento serlo. Solo quiero que más personas conozcan, abran su mente y su corazón.

Janucá, Hanukkah o la Fiesta de las Luces

Esta festividad se celebra durante 8 días; cada día las familias y/o amigos se reúnen en casa para prender el candelabro de ocho brazos, más uno (Menorá). En la primera noche únicamente se prende el brazo mayor y una vela, y cada noche se va aumentando una vela, hasta el último día en el que todo el candelabro se enciende completo.

Este hecho conmemora el milagro del aceite que duró ocho días cuando debía haberse extinguido. Al encender cada vela se dicen dos oraciones y después comparten comida tradicional como las deliciosas bolitas de masa rellenas de mermelada.

Conmemora la derrota de los helenos y la recuperación de la independencia judía a manos de los macabeos sobre los griegos, y la posterior purificación del Templo de Jerusalén de los iconos paganos, en el siglo II a. C. La tradición judía habla de un milagro, en el que pudo encenderse el candelabro del Templo durante ocho días consecutivos con una exigua cantidad de aceite, que alcanzaba sólo para uno.

Las Posadas

Las posadas son una manera de acompañar a la Sagrada Familia en su viaje de Galilea hasta Belén y comienzan el 16 de Diciembre. Fueron creadas por los primeros evangelizadores como una manera de eclipsar la gran fiesta que celebraban los indígenas en honor del dios Huitzilopochtli.

Tradicionalmente son 9 posadas que sustituyeron la celebración de las nueve misas que celebraban los primeros evangelizadores. Al irse popularizando, la fiesta dejó de celebrarse en las Iglesias y pasó a celebrarse en algunas calles entre vecinos o en las casas.

Es una fiesta muy alegre en la que en algunos casos el sentido religioso ha sido sustituido por él popular. En las tradicionales posadas se reza un rosario al comienzo o se hace presente la figura de la Sagrada Familia, ya sea en figuras o en personas o niños disfrazados de María y José.

Se rompen piñatas, se bebe ponche (bebida de frutas de la temporada como guayaba, cañas, tejocotes, mandarinas) con o sin piquete (ron) y se comen los tradicionales buñuelos y cacahuates. Se cantan o escuchan villancicos o música popular.

Las piñatas son artesanías que consisten en unas ollas de barro o cartón cubiertas de papel de colores creando figuras y el interior es rellena con dulces, frutas y algunos juguetes. Se cuelgan en una cuerda y se rompen con un palo.

La piñata tradicional con forma de estrella de 7 picos tuvo su origen al mismo tiempo que las posadas y está llena de significados. Los 7 picos significan los 7 pecados capitales, los dulces y frutos representan las gracias que Dios nos da y el romperla la voluntad y la fe de vencer el pecado.

Les dejo más información aquí.

Espero que esta hermosa experiencia les haya gustado tanto como a nosotros y  nos ayude a reflexionar sobre el mundo en el que vivimos y cómo vivimos.

Share to Google Plus
Más galerías | 2 comentarios
Esta entrada fue publicada en reflexiones, tradiciones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Hanukkah y Posadas

  1. silver price dijo:

    Queridos hermanos y hermanas, en Guatemala tenemos tradiciones muy hermosas que han sido heredadas de nuestros abuelos y antepasados. Tenemos el ejemplo del Santo Hermano Pedro, con un amor por el misterio de Belén. Y todo esto debemos transmitirlo a los niños y jóvenes, más que un árbol o un adorno sin sentido, elaboremos nuestro nacimiento, que ese sea un signo externo de lo que tratamos de imitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *