Día del prematuro 2013

Tomando conciencia de los nacimientos prematuros

Hay cifras que hablan más que mil palabras:

  • La prematurez es la primera causa de mortalidad neonatal y menores de un año.
  • Es la segunda causa de mortalidad en niños menores de 5 años en México.
  • Cada año nacen 15 millones de niños prematuros en el mundo.
  • La prematurez es la primera causa de discapacidad (parálisis cerebral, problemas de visión, audición, aprendizaje y respiratorios crónicos)

Datos estadísticos indican que cada año mueren más de un millón de recién nacidos prematuros y muchos otros sufren diversas complicaciones debido a la inmadurez de sus sistema inmunológico. Estas complicaciones pueden ser problemas respiratorios crónicos, neurológicos, cardiacos.

Algunos de estos problemas se resuelven y otros los dejan huella en el bebé y su familia para toda la vida. Las cifras son preocupantes tanto en México como en el mundo, tanto que la Organización Mundial de la Salud lo ha considerado un problema de salud a nivel mundial.

Justo hace una semana leía una nota en el periódico “The New York Times International”. Expresaban la preocupación de Estados Unidos con el alto índice de mortalidad infantil debido a los nacimientos prematuros.New york timesEn el caso de Estados Unidos, a pesar de la avanzada tecnología, no se dan abasto con el número de nacimientos prematuros y la realidad es que muchas madres no reciben la atención adecuada. En México hace falta tanto tecnología como atención adecuada de las madres.

Los protocolos para tratar a los bebés prematuros varían mucho entre los países y los hospitales. La realidad en México es que el costo del tratamiento es muy alto y muchos mueren al no recibir la atención adecuada en el primer minuto de vida, ese minuto que se le llama el minuto de oro.

De la atención que reciba el bebé ese primer minuto dependerá su vida y la calidad de la misma. Hay ciertos factores que influyen para que ese bebé se vaya a casa sano con sus padres y hoy los quiero compartir con ustedes:

  • La comunicación entre el obstetra y neonatólgo.
  • Medicamentos prenatales tomados por la mamá.
  • La realización de cesárea para que el bebé no haga esfuerzo al nacer.
  • La atención del bebé en el primer minuto de vida y la ventilación que reciba.
  • Las estrategias nutricionales del bebé.
  • La presencia de los padres en el proceso.
  • La leche materna.

Cada parto prematuro que se pueda evitar significa menos riesgo de tener bebés que mueran en las primeras semanas, con el dolor que esto implica, y menos bebés que puedan quedar con alguna condición debido a las complicaciones del nacimiento prematuro.

Esta información que comparto la aprendí gracias a una plática de la Asociación Con Amor Vencerás que por tercer año consecutivo trabaja de manera activa para concientizarnos a todo de la importancia de la prevención de nacimientos prematuros.

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en bebés, embarazo, mujeres, salud. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *