A lavarse las manos

A lavarse las manos

¿Les gusta lavarse las manos a sus hijos o ponen cualquier pretexto para evitar el momento? Lavarse las manos puede ser una actividad divertida o tediosa para un niño y así como el agua suele ser un gran atractivo muchas veces les cuesta entender la importancia de lavarse correctamente las manos después de ir al baño, antes de comer o llegando de jugar en el parque.

Mis hijos han pasado por varias etapas en este tema y poco a poco los he ido soltando un poco, aunque la supervisión siempre está presente. Lo que si he notado es que cuando el jabón es de espuma, los niños se ilusionan con el proceso del lavado de manos y lo hacen con más ganas.

Las bacterias que tenemos en las manos son impresionantes, un millón de colonias por centímetro cuadrado y son un importante foco de contagio. No podemos ir por la vida asustándonos por la cantidad de cosas que tocan los niños y ver como se meten después las manos a la boca con una naturalidad que nos deja sin habla.

Lo que si podemos hacer es enseñarlos a lavarse las manos de manera correcta y que adquieran el hábito de hacerlo. Para ello es básico que los niños entiendan que para lavarse las manos adecuadamente necesitan jabón.

El siguiente paso es que humedezcan las manos, coloquen el jabón y a lavarse ahora si las manos. Se deben incluir las palmas, el dorso de las manos, lavar entre los dedos, los pulgares y las muñecas. Escuche que un tiempo razonable para que un niño se lave las manos es aproximadamente 20 segundos.

El lavado de manos es básico para evitar una de las maneras más comunes del contagio: las manos. Nuestras manos tocan muchos objetos a lo largo de nuestro día y no se digan las pequeñas manos de nuestros hijos.

En un estudio científico en China conducido por la marca de jabón  antibacterial propiedad de P&G se hizo la siguiente prueba: En la clase de una escuela le pusieron a un solo niño un talco invisible. Después de una hora, la mitad de la clase ya tenía ese talco invisible en las manos o en alguna parte del cuerpo.

Las bacterias son microorganismos unicelulares que pueden sobrevivir en condiciones extremas, incluso sin nutrientes. Nuestro cuerpo aloja una gran cantidad de bacterias pero no hay razón para preocuparse de todas ellas, ya que hay bacterias que viven en nuestra piel sin generar daños e incluso nos protegen de otros microorganismos.

De las bacterias patógenas son de las que nos tenemos que preocupar porque son las que generan enfermedades.  La transmisión de enfermedades puede ser de manera directa (manos-persona) o indirecta (manos-objetos). La mejor manera de evitar la transmisión es el lavado de manos.

El uso del gel antibacterial es válido cuando andamos en la calle, estamos en el parque y no tenemos a la mano agua y jabón para hacerlo, sin embargo, lavarse las manos siempre debe ser primordial.

Enseñémosles a nuestros hijos el importante hábito de lavarse las manos y recordemos nosotros mismos lavarnos las manos cuántas veces sea necesario: después de ir al baño, después de cambiar un pañal, antes de comer, antes de preparar alimentos, llegando a casa después de varias horas en la calle.

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en educación, mamás, papás, salud. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *