Tareas

Sobreviviendo o disfrutando las tareas

Comenzaron ya las clases y con ellas la primera experiencia para muchos pequeños con las tareas o deberes en casa. En lo personal creo que los hábitos que se establezcan en casa desde el principio marcaran lo sencillo o el calvario que tendremos durante la vida escolar de nuestros hijos.

Las primeras tareas suelen ser muy sencillas y a veces la tentación a hacerlas por ellas es muy grande sin embargo creo que es el mayor error que podemos cometer. Nuestros hijos deben aprender a hacerse responsables de sus tareas por muy pequeños que los veamos y deben saber las consecuencias buenas o malas de hacerlas o dejarlas para después.

En casa me ha funcionado muy bien el dejarlos ser responsable y el confiar en ellos. Sin embargo debo de confesar que hace unos años mi primera experiencia con las tareas fue bastante mala. Mi pequeña no tenía edad para que le mandaran tarea, 4 años, y al no estar yo de acuerdo rechazaba por completo la actividad.

Nos sentábamos de malas las dos y eso se convertía en lugar de un juego, en un desastre hasta que cambie la mentalidad. Ahora mis pequeños saben cuáles son las consecuencias de hacer o no la tarea y que los responsables son ellos. Las tareas son un momento para mí para trabajar en la misma mesa o leer a su lado.

Quiero compartir lo que nos ha ayudado para que las tareas no sea una disputa entre nosotros:

  • Aclárales de quien es la responsabilidad y cuáles son las consecuencias. Los niños son muy listos y deben entender las consecuencias positivas y negativas de hacer o no su tarea, de explicarle a la maestra el estado de la tarea y el llevarla a la escuela.
  • Un horario fijo: Cada familia tiene distintas rutinas, actividades y si establecemos un horario fijo para la tarea desde un principio, la tarde fluye de una manera mucho más sencilla. En casa comemos y justo después de comer comenzamos con la tarea. Hay a quien le funciona dejarlos jugar un poco y después comenzar los deberes.
  • Un lugar fijo: Los pequeños se distraen con facilidad y el tener una mesa limpia donde hacer los deberes, sin la televisión prendida y quizá con música tranquila facilita mucho la concentración para que los niños terminen pronto.
  • La tarea es de los niños: Soy muy repetitiva en este asunto pero a veces el perfeccionismo de los padres nos hace presionar a los niños y hacerlos repetir mil veces una plana cuando son ellos los que deben hacer el trabajo y vivir con las consecuencias. Por más sencilla que sea la tarea o complicada, tampoco debemos hacerla nosotros por ellos.
  • Acompañamiento: Los niños necesitan un poco de guía al hacer la tarea y es importante que sientan nuestra presencia mientras realizan sus actividades, en caso de necesitar algo. Podemos estar sentados con ellos en la misma habitación o simplemente disponibles en caso de duda. Este acompañamiento terminará por ser nulo según la edad de los niños.
  • La tarea nunca debe ser la última actividad del día: A esa hora todos estamos cansados, los niños están irritables y si somos sinceros nosotros también. Puede haber alguna excepción pero la tarea debe realizarse a una hora en que el niño este receptivo y nosotros tengamos la paciencia para estar alrededor.

Y a ustedes, ¿Qué tal les va con las tareas de sus hijos? ¿Cuáles son sus rutinas y que les ha funcionado? ¿Han caído en la tentación de hacer la tarea de sus hijos para que se vea mejor? Me encantaría leer y enriquecernos con sus experiencias.

Iron BloggerEstas líneas son mi participación de la semana en el Iron Blogger de Papás y Mamás, una iniciativa de Y papa también. Aquí encontrarán las bases por si quieren formar parte también.

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en educación, ironblogger, niños. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *