Acompañamiento en la lactancia

El acompañamiento durante la lactancia

La lactancia materna sin duda es uno de los recuerdos a los que siempre vuelvo, con gran cariño y con la certeza de que fue una de las mejores decisiones que puede haber tomado en lo que se refiere a la crianza de mis hijos y a mí misma.

Mis dos experiencias fueron un regalo de la vida, aunque muy diferentes debido a mi estado de mamá primeriza y mamá por segunda ocasión. Creo que la lactancia fue exitosa desde mi anhelo desde el embarazo por tenerla, sabía que amamantaría a mis hijos, como a mí me habían amamantado.

Durante la lactancia de mi pequeña tuve una pequeña crisis a los tres meses, por desconocimiento, por cansancio, necesitaba y quería mi espacio y mi independencia. Existieron unos días en los que quería dejarlo todo sin saber que mi independencia y mi espacio se habían ido al ser madre.

Con mi pequeño no tuve crisis, sabía que era mi última experiencia de lactancia y quería que fuera prolongada. Mi hijo fue el que decidió que estaba listo para dejarla antes de que yo lo estuviera. En ambos casos me di cuenta que el acompañamiento y el apoyo durante la lactancia hacen la diferencia para tener una lactancia exitosa.

En mi embarazo acudí a una clase para prepararme para el parto natural, sin embargo siempre me guié mucho por el instinto y no leí demasiado. Mi pensamiento ante el parto y la lactancia era el siguiente: si vemos tantas madres de escasos recursos que lo hacen solas, por instinto, por qué no podré hacerlo yo, mi cuerpo está preparado para ello.

Mi esposo era el más convencido de la lactancia materna y estaba orgulloso de que sus hijos se alimentaran de esta manera. Mi madre a distancia me apoyaba y en el momento que tuve algunas grietas, la persona que me dio el curso para el parto me apoyo y me ayudo a salir adelante en esos días.

Ahora que lo veo a la distancia, el apoyo de mi esposo hizo la diferencia pero ayudo mucho el grupo de amigas que conocí en el parque que estaban viviendo lo mismo que yo. La lactancia es una experiencia increíble pero tiene a veces sus días difíciles y es ahí donde el acompañamiento hace la diferencia.

A veces no conoces a nadie en tu entorno que este amamantando o lo haya hecho, sin embargo existen grupos de apoyo en cada ciudad y además ahora internet nos permite recibir apoyo en el momento que lo necesitamos gracias a las redes sociales y páginas especializadas.

Mi primer experiencia de lactancia fue acompañada por mi esposo y mi madre a distancia, la segunda se llenó de amigas y ahora con la experiencia las invito a preparar su mente desde el embarazo para tener un lactancia exitosa y a informarse de los grupos de apoyo y de los hospitales que van a favor de la lactancia, hacen la gran diferencia.

Share to Google Plus
Más galerías | Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en lactancia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *