Natación

No sabía que se estaba ahogando

Hace dos semanas una amiga nos invitó a mis hijos y a mí a pasar el día en el club. El plan salió increíble porque hacía mucho sol y los niños tenían muchas ganas de ir a nadar con los amigos.

Llegamos y nos instalamos frente al chapoteadero (piscina para niños) y después de su buena dosis de bloqueador solar los niños se metieron a jugar. Eran 4 pequeños para cuidar entre dos adultos así que aunque estábamos sentadas de manera muy relajada, nuestras miradas siempre estaban en el agua y en nuestros pequeños.

Después de un buen rato se acercaba la hora de la comida y les pedimos a los niños que salieran para ir a comer algo. Les pusimos ropa seca y nos dirigíamos a la cafetería cuando vimos, en fracciones de segundo, como un niño se ahogaba.

Las imágenes pasaban de manera demasiado lenta en mi mente y como nuestros hijos ya no estaban en el agua, no estábamos viendo hacia la alberca. Al voltear lo que alcance a ver es como un niño, en posición de muertito pero boca abajo era movido por el movimiento del agua y dos niños jugando a su lado.

El cuerpo del niño no se movía y su mamá caminaba lentamente a la orilla del chapoteadero tratando de tomarle el brazo sin meterse al agua, parecía que no quisiera mojarse. Del otro extremo salto otra mamá con ropa, teléfono y zapatos y saco al niño del agua.

Estábamos impactados y la más impactada era la mamá porque no reaccionaba, en verdad parecía que no quería mojarse pero seguramente estaba en shock. El niño gracias a Dios no estaba inconsciente y lo tenía paradito frente a ella, yo solo veía al pequeño de frente y a la mamá de espaldas.

El niño estaba bien y pudimos relajarnos e ir a comer con nuestros hijos. La dinámica con la mamá y el niño fue extraña, ni siquiera agradecieron a la mamá que lo había salvado pero ahora quiero centrarme en otra cosa.

Durante el fin de semana recibí un artículo que me impacto mucho más por lo que había observado con el pequeño y quiero compartirlo con ustedes. Nunca sabemos cómo vamos a reaccionar ante un accidente y pocas veces sabemos que hacer o cómo reacciona un ahogado. Según este artículo que agregaré al final de estas líneas, muchas veces los niños se ahogan al lado de un adulto porque no sabemos que se está ahogando.

Las películas y la televisión nos muestran ahogados con grandes gritos y movimientos cuando en realidad la persona que se está ahogando pocas veces es capaz de pedir ayuda no es capaz de pedir ayuda porque primero debe respirar.

Algunos signos de la respuesta instintiva de un ahogado son los siguientes:

  • La boca de la persona ahogada pasa de estar por encima de la superficie del agua a por debajo de la misma alternativamente. De esta manera tratan de inhalar y exhalar rápidamente y pedir ayuda resulta casi imposible.
  • El instinto natural de la persona ahogada hace que extienda los brazos lateralmente y trate de mantener su cuerpo nivelado en la superficie del agua. Este movimiento les permite levantar la boca para respirar.
  • La respuesta instintiva de un ahogado no le permite tener control de sus manos y alguien que está luchando en la superficie no puede evitar sumergirse y pedir ayuda.
  • De principio a fin la respuesta instintiva de un ahogado hace que su cuerpo se encuentre en posición vertical sin que esta posición sea ayudada por pataleos evidentes.  A menos que los salve alguien que sepa lo que hace, una persona se sumergirá en un periodo de 20 a 60 segundos.

Otros signos que les pueden ayudar son:

  • Cabeza en el agua y la boca al nivel del agua.
  • Cabeza reclinada hacia atrás y boca abierta.
  • Ojos vidriosos con imposibilidad de enfocarse.
  • Ojos cerrados.
  • Pelo sobre la frente y ojos.
  • En posición vertical sin usar las piernas.
  • Hiperventilación.
  • Tratando de nadar en cualquier dirección sin conseguir moverse.
  • Tratando de voltearse.
  • Parece que están subiendo una escalera invisible.

Les dejo el artículo del que les hablaba aquí.

Los niños en el agua pueden significar un día de diversión pero puede convertirse en una tragedia en un segundo.  Las clases de natación son un seguro de vida para nuestros niños y nosotros como adultos no debemos de olvidar, el estar al pendiente de ellos en todo momento cuando exista una piscina, lago, mar, agua presente.

Espero que estas líneas los ayuden.

Amo mi blogLas vacaciones se acercan y con ellas las probabilidades de que los niños disfruten de una alberca. Es por esto que hoy retomo este artículo en #Amomiblog para conocer las señales de que alguien se está ahogando.

Share to Google Plus
Más galerías | 9 comentarios
Esta entrada fue publicada en bebés, mamás, niños, papás, seguridad. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a No sabía que se estaba ahogando

  1. Que rara esa señora !!

    Yo no se nadar y por lo mismo, contadas veces son las que mis hijas se meten a una alberca y siempre al chapoteadero y al alcance de mis brazos…

    • Muy rara, nunca entendí pero quiero pensar que fue el estado de shock. Por supuesto que debemos de estar al pendiente aunque sea chapoteadero, los peques se pueden ahogar en un cubo de agua.

  2. Silver Price dijo:

    Supongo que la otra gente es la que plantea los mayores desafíos: todos esos comentarios del tipo: “¿Qué le ocurre a su hijo?”. Nunca quieres soltar que “tiene autismo” como excusa. Es una razón, no una excusa. De modo que, cuando se da la ocasión, no lo digo a menos que haya algún factor importante implicado. El hecho de tener un hijo autista me ha enseñado a tener más empatía hacia los niños que pierden el control por cualquier motivo o hacia los padres que están hechos polvo por ese mismo motivo. Si veo a gente luchando, esforzándose, solo intento ayudarles.

  3. Mamá Merlin dijo:

    Interesante post!! me encanta el agua y nadar también… pero siempre hay que estar alertas con los niños pequeños, no dejarlos fuera de vista un momento… igualmente con los más grandes y adolescentes, incluso una persona mayor también le puede pasar y nosotros sin darnos cuenta. He visto muchos padres a la deriva de sus hijos en la playa, qué error tan grande. Gracias por los datos!!

    • Muy buen punto, nos puede pasar a cualquiera, un calambre o algo más. Y es muy cierto que lo mencionas hay niños mayores que andan a la deriva porque los papás confían que ya tienen la edad para reaccionar solos. Hay que estar atentos SIEMPRE. Saludos

  4. mamaymaestra dijo:

    Ya había leído este post y me causó gran impacto, con lo traumada que soy, no dejaré que mi bebé se meta a un chapoteadero sin chaleco salvavidas y por supuesto que sus clases de natación obligatorias porque vivimos cerca del mar.

  5. Leonid dijo:

    Muy buena tu nota y exelente aporte. Buscaba datos sobre apnea en infantes por lo que a estas alturas entiendo como un sintoma comun. Ya que no son pocos los niños que he retirado del agua en esta condicion y es muy frecuente pero no encontre mucha data del tema. El sintoma que para mi es antinatural seguramente tendra una esplicasion cientifica pero he leido poco del asunto. En FIN, Si el niño esta de espalda inmovil por más de diez segundos recomiendo retirar la cabeza del agua y saber que todo va bien. Por lo del agradecimiento a veces llega meses despues en el momento todo se centra en la victima. SALUDOS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *