8_Los niños y la percepción

Los niños y la percepción de la realidad y el arte

Hace algunas noches mis hijos me dejaron asombrada, la verdad es su costumbre en muchos aspectos, pero las reflexiones que hicieron desde su inocencia me llenaron de ganas de aprender y de seguir impulsándolos para que su mente crezca libre y sin perjuicios.

De regreso de la clase de Karate paramos en una tienda en la cual les encanta entrar por la música electrónica, ya los conocen los dependientes porque realmente no compramos mucho pero siempre entro corriendo preguntando por mis pequeños.

A la salida de la tienda nos topamos con una revista cultural gratuita que tenía en la portada a Frida Kahlo, la tome y la guarde. Más tarde mientras los niños cenaban se percataron de la presencia de la revista en la mesa y comenzaron a hablarme de Frida y sus obras.

La pequeña se acordaba perfectamente de los autorretratos aunque su nombre completo se le olvidaba. Me dijo que le encantaba su manera de vestir y es ahí donde les dije que fue una pintura mexicana muy importante que seguía teniendo influencia en la actualidad, claro con palabras a su nivel.

De ahí comenzaron a filosofar si sería buena; al principio yo les dije que buena pintora seguro era pero ellos querían saber si había sido buena persona. Mi conocimiento acerca de la pintora me hizo invitarlos a investigar sobre su historia porque yo no la conocía a fondo y para responder su pregunta era lo que mejor podíamos hacer.

Miranda me dijo, claro mamá fue un bebé, una niña, creció y se hizo mamá y yo la interrumpí diciéndole que a pesar de que ella tuvo muchas ganas de ser mamá nunca pudo. Entonces termino la frase: se hizo señora, envejeció y murió. Le dije que con certeza no sabía a qué edad murió pero que los invitaba a ir a su museo para investigar juntos.

De ahí pasamos a una foto en la que salía con Diego Rivera y me preguntó si se habían casado. Le dije que sí y que el a pesar de ser un hombre feo tenía una manera de ser que le encantaba a las personas y era un excelente pintor. No debí de haber incluido mis adjetivos calificativos en la plática, ellos deben formar su criterio por si solos.

Ninguno de los dos entendía a qué me refería con feo, Mateo pensaba que malo con las personas pero les dije que hablaba del físico y ahí me metí en otra camisa de once varas. Los niños perciben la belleza o fealdad de la gente pero no la etiquetan como los adultos.

Los dos insistían en que les hubiera gustado conocerla y Miranda me dijo que a ella le hubiera gustado nacer hace mucho para conocerla y se fue a dormir tranquila. Mientras acostaba a Mateo él me dijo que seguro ya la había conocido o la iba a conocer porque todos somos ángeles, después bebés, luego crecemos, nos hacemos papás, envejecemos, morimos y volvemos a nacer.

No podía creer el pensamiento de mi niño de cuatro años antes de irse a la cama, arropado con su oso de peluche y hablando de la vida como si llevará en ella toda una eternidad. Los acosté y no pude más que venir a escribir estas líneas porque quiero retomarlas y volver a ellas cuando intente por alguna razón o regla social coartarles la libertad mental a mis hijos.

Quiero que crezcan, que piensen y que decidan creer lo que ellos mejor les plazca. Quiero volver a vivir este mundo a través de sus ojos, de su mente y su corazón y quiero sobre todo aprender de este mundo y la información con su filosofía.
Que afortunada soy de tenerlos a mi lado, son mi fuente de energía, mi motor, mi todo.

 

Share to Google Plus
Más galerías | 2 comentarios
Esta entrada fue publicada en crianza, reflexiones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los niños y la percepción de la realidad y el arte

  1. Dianuchis dijo:

    Hayyyy me encantó tu comentario, estoy embarazada de mi primer bebé y me siento muy emocionada de pensar que descubriré la vida otra vez, a través de los ojitos de mi pequeño. Me encantó tu post!!

    • Susana dijo:

      Diana,
      Felicidades por ese embarazo y por todo ese mundo maravilloso de la maternidad que estas por descubrir. Disfruta cada detalle y ten mucha paciencia. Es hermoso ser mamá. Abrazo Susana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *