Preparando un obituario de manera anticipada

Hoy solo quiero dejarles esta nota, no porque esté pensando irme pronto, por el contrario. Quisiera vivir hasta ver crecer a mis nietos si es que mis hijos deciden dármelos o vivir hasta verlos crecer y madurar con sus propias decisiones de adultos.

Hoy fue un domingo totalmente lleno de rutina, pero con un toque especial y soy feliz. Hoy quiero decirles que si por algo me voy antes que ustedes, el día que me despidan no olviden poner las siguientes dos melodías: My Way (Frank Sinatra) y Gracias a la Vida (Mercedes Sosa).
Como les dije, no pienso irme en muchos pero muchos años pero hoy quiero que sepan que soy feliz. Que soy una mujer plena que he amado hasta las lágrimas y que me han amado. Que he conocido la gran bendición de ser madre y el amor real y omnipotente que se tiene a los hijos.

Si alguna vez me voy antes que ustedes quiero que me recuerden feliz, plena como una mujer que hizo lo que quiso en su vida. Que se equivocó muchas veces pero que encontró el camino de regreso. Que fue feliz y que también se acobardo en muchos momentos de su vida.

Quiero darles las gracias por cada segundo que compartieron conmigo, por cada carcajada, por cada lágrima y por cada silencio. Amo mi vida y a pesar de los errores que he cometido en el camino no la cambiaría por nada.
Amo a mi pareja con cada fibra de mi cuerpo y me siento amada de la misma manera. Conozco lo que es amar sin pedir nada a cambio porque soy madre y el amor que siento por mis dos hijos no tiene comparación y me llena de felicidad.
Amo mi familia y sé que me aman. Tengo amigos a los que quiero y otros que han ido dejando su huella en mi vida. En fin, soy feliz, soy plena y aún tengo mucho que aprender antes de irme. Sin embargo hoy quise hacer este alto y dejar constancia de él, la vida no la tenemos comprada y agradezco cada segundo.
Me despido después de bailar con mi esposo nuestra canción, en la cocina, mientras mi pequeño pedía desde la sala que dejáramos de abrazarnos. Esta es la rutina que llena de feliz una vida completamente normal.
Share to Google Plus
Deja un comentario
Esta entrada fue publicada en cartas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *